fbpx

Sobreviviente

por Dr. René Fonseca Borja
Sobreviviente Isabel Herbruger
0

Un poema dedicado a Isabel Herbruger, sobreviviente de cáncer de mama, cuya firmeza y carácter le cambio la vida.

Cuando me enteré que tenía cáncer después de todo el proceso el médico hablaba y aún después de varios días nada entendía, fue un tiempo oscuro en que la frustración estuvo presente, pero internamente estaba segura, que no iba a morir por esa causa.

Exámenes, varios criterios y finalmente confirmado, tenía cáncer, oré y a Dios le dije que le entregaba mi vida y que en Él confiaba, entonces recordé que siempre había sentido un llamado divino y entendí que éste era el inicio de la bendición que había recibido.

La inocencia de mi hija y la paciencia de mi esposo me sostuvieron, el apoyo incondicional de mi familia me ayudó a sobrellevar las cosas; en la dolorosa y bendita quimioterapia estaba la continuación de mi vida, sin sentir recelo ni pena de perder el pelo y verme como una extraña.

Finalmente, todo terminó, ahora tenía una nueva perspectiva de vivir, solo pensaba en sanarme porque me propuse ser mejor de lo que era; decidí ayudar al prójimo que como yo y sin distingos sufre por lo mismo, haciendo de FUNDECÁN, la nueva familia que ayude a quien lo necesita.

Debemos coincidir que una enfermedad puede ser invencible y matarnos o el despertador de nuestros sentidos donde sobrevivimos sin protesta, que en las mejores circunstancias la posesión material se convierte en nada, lo único que realmente vale son: Dios, la familia y el deseo de vivir.

Cuando somos jóvenes nos creemos invencibles y casi inmunes a todo, pero la vida no es nuestra y debemos cuidarla con todos los sentidos, por eso hoy agradezco a Dios por darme una nueva oportunidad, porque en esencia, soy una sobreviviente de cáncer llena de anhelos.

Por qué se escribió este poema

Porque ver a una persona sin muestras de que sufrió una enfermedad a la que todos le tenemos miedo, porque carcome los órganos internos en forma silenciosa hasta matarte, el cáncer.

Es sorprendente saber que una persona joven, tenga una enfermedad de esa naturaleza, pero tuvo la oportunidad y el apoyo de su familia para salir adelante, no solo en los gastos de la enfermedad, sino en su espíritu, lo que nos mostró en la reunión, y eso nos decía que la enfermedad quedó lejos, por su confianza en Dios y en la familia.

Era un caso de resaltar porque a veces no nos damos cuenta de la fortuna que tenemos todos, cuando somos sanos y tenemos una vida llena de ilusiones, que tenemos una familia que está dispuesta a apoyarnos en las buenas y en las malas, realmente es un momento de meditación y reflexión, porque sin darnos cuenta, a veces la vida esta en peligro y nuestro yo, próximo a desparecer sin haber cumplido lo que deseábamos.

Nos impresionó que siendo una enfermedad grave y silenciosa, ella salió adelante sin protestar, adecuándose a su momento para sufrir, ahora para disfrutar la vida con mayor intensidad, quizá, los humanos necesitamos un acto de peligro para apreciar lo que tenemos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR