PODOLOGÍA CLÍNICA GERIÁTRICA

por Relevancia Médica

Dra. Cindy Yamilet Gil Gil
Geriátra y Gerontóloga

No pierdan su tiempo ni el dinero de los pacientes y de la sanidad pública multiplicando las pruebas paraclínicas de identificación de enfermedades si el paciente que está envejeciendo, o ya es mayor, es asintomático. Por el contrario, le hará un gran favor si se dedica a examinar su visión, su audición y sus pies.

Peter Millard
Profesor europeo de Geriatría

Un buen maestro dijo un día “nadie ve lo que no conoce”, y es ahí donde radica la importancia de este artículo.

Como profesionales de la medicina nos hemos enfocado tanto en las enfermedades metabólicas crónico terminales y en sus complicaciones aisladas que nos hemos olvidado de las limitaciones físicas que la enfermedad en sí o el envejecimiento normal puede llegar a ocasionar en las personas mayores.

Recientemente tuve la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos en Podología Clínica, rama de la medicina que en nuestro país realmente NO existe, a través de Nuchim Foundation Corp. con la Dra. Dolca Muriscot Niell de España y la Dra. María José Céliz de Argentina, ambas expertas en Podología y, como profesionales, muy colaboradoras e interesadas en que más médicos de nuestro país puedan involucrarse en ésta rama tan desconocida por nuestros colegas, con el único objetivo de disminuir el número alarmante de amputaciones por pie diabético y complicaciones vasculares en nuestra población.

El pie es una estructura compleja, básica para el soporte del cuerpo y la locomoción, donde se mantiene el apoyo y las fuerzas dinámicas al mismo tiempo para desplazarnos de un lado a otro; su función esencial para amortiguar la transmisión de las fuerzas descendentes o ascendentes durante las distintas actividades de la marcha, carrera o el salto es realmente importante.

Empecemos por reconocer cuáles son los cambios fisiológicos de la piel y faneras, que, a partir de aquí, serán el centro de atención para que ayudemos a un paciente geriátrico a seguir siendo independiente y ambulatorio:

  • Atrofia epidérmica.
  • Disminución del número de melanocitos.
  • Aplanamiento de la unión dermoepidérmica.
  • Alteraciones en la matriz extracelular dérmica.
  • Perdida de la curvatura normal de los arcos del pie; medial, lateral y anterior.

Esto conlleva a padecimientos tales como:

  • Elastoidosis (fibras elásticas alteradas) que se expresan clínicamente, en concreto, por la presencia de heliodermia o envejecimiento actínico (arrugas y pliegues).
  • Reducción del crecimiento de los cabellos y las uñas.
  • Reducción del número de melanocitos que contribuye al encanecimiento del cabello.
  • Reducción de la actividad de las glándulas cebáceas, sudoríparas, ecrinas y apócrinas que contribuyen a una cierta sequedad cutánea conocida como Xerodermia.
  • Hiperqueratosis de las uñas.
  • Infecciones Fúngicas y Bacterianas Oportunistas
  • Aparición de Helomas (cayos con raíz, clavos u ojos de pescado) por puntos de presión.

El proceso general de envejecimiento del sistema osteoarticular provoca una osteopenia, una amiotrofia responsable de una hipotonía muscular, una distensión de las estructuras capsuloligamentosas.

Todas estas alteraciones, que dependen de numerosos factores con interacciones poco conocidas, darán lugar a modificaciones estructurales muy diferentes en los distintos individuos, pero que finalmente adoptan una misma dirección: una especie de estiramiento de todas las estructuras musculoligamentosas que, asociado a factores como el aumento de peso, va a dar lugar a una especie de postración generalizada de la viga compuesta que es el pie.

Esta tendencia no tiene fuerza de ley y hay que tener en cuenta la arquitectura del pie con el avance de la edad.

También habrá que tener en cuenta las diferencias fisiológicas relacionadas con el sexo (clásica laxitud relativa a la osteopenia, más importante en la mujer), la actividad física de cada persona, la higiene, el calzado, el tiempo en bipedestación, etc.

Realmente es el punto de partida para la prevención de caídas, conservación del equilibrio, preservación de la marcha y movilidad en una persona mayor, por lo que debemos prestar atención a un correcto examen físico de los miembros inferiores, una evaluación minuciosa de las uñas, evaluar la sensibilidad, pulsos y reflejos osteotendinosos para poder así garantizar que el paciente mayor no tenga dolor o limitaciones físicas que estén distorsionando su postura al caminar y que se puedan corregir oportunamente.

Recordemos que en ésta etapa final de la vida lo más importante es brindarle al paciente calidad de vida, no buscamos prolongar la vida que ya está programada genéticamente, si no que brindarle todas las herramientas para que pueda seguir realizando las actividades básicas de la vida diaria al lado de su familia.

  • Recomendaciones para el cuidado adecuado de los pies de las personas mayores:
  • Evaluación podológica 1 vez al año.
  • Quiropodia cada 40 a 50 días.
  • Humectación diaria.
  • Vigilar por Helomas y áreas de hiperqueratosis.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy