fbpx
Tiroides, Paratiroides y el Rinoceronte Unicornio

Tiroides, Paratiroides y el Rinoceronte Unicornio

El rinoceronte unicornio, es el rinoceronte asiático que existe ya únicamente en la India, es el símbolo de la Cirugía Endocrina. Esto se remonta a 1849, cuando un curador paleontólogo británico, le practicó la autopsia a un rinoceronte que falleció en el zoológico de Londres, después de haberse peleado con un elefante con el que compartían su lugar de cautiverio.

En esa autopsia Richard Owen quien después pasó a ser caballero de la corte (por lo que se le conoce como Sir. Richard Owen), descubrió por primera vez las glándulas paratiroides antes de que fueran descubiertas y descritas en el ser humano, por eso es por lo que el rinoceronte unicornio, es el símbolo de la Cirugía Endocrina; incluso las glándulas paratiroides, son conocidas también como las glándulas de Owen, en honor a su descubridor.

¿Qué es la Tiroides y cuál es su función?

Es una glándula que está en la parte inferior del cuello, anterior a la tráquea, tiene dos lóbulos y una parte central, lo que simula la forma de una mariposa. Su función es producir dos hormonas, denominadas T3 y T4, su nombre obedece a la cantidad de yodo que la glándula utiliza, para la producción de estas hormonas, la T3, tiene tres fracciones de yodo, y la T4, cuatro fracciones de yodo respectivamente.

Glándulas T3 y T4

Como todas las formas hormonales en la naturaleza, las estructuras pequeñas son más activas que las grandes, lo que significa que la T3, es mucho más activa que la T4, la función de las hormonas de la tiroides es trabajar fuera de donde son producidas, teniendo que ver con la velocidad con la que late el corazón, la velocidad con que se mueven los intestinos, con algunos procesos de memoria, con el peso corporal, el pelo, piel, y en mujeres en edad fértil, con los ciclos menstruales, por lo que la falta de hormonas o su exceso, puede ser un factor contribuyente a infertilidad.

¿Qué son las Paratiroides y cuál es su función?

Son unas glándulas muy pequeñas que se encuentran paralelas a la tiroides, en contacto íntimo con ella, por eso se llaman Paratiroides. Su función es producir una hormona que se llama PTH u Hormona de la Paratiroides, esta ayuda a regular los niveles de calcio en sangre, de manera que cuando el calcio desciende, las glándulas paratiroides producen esta hormona, tratando de reestablecer los niveles adecuados de este.

Esto lo logra ejerciendo su acción sobre tres órganos blancos: por un lado el  hueso, que es el  depósito más grande de calcio en el organismo, la función de esta hormona es extraer el calcio de este, actúa también a través  de los riñones, donde lo que hace es evitar que se excrete el calcio y por último, actúa estimulando la formación  del metabolito activo de la vitamina D,  al activar una enzima llamada 1 alfa hidroxilasa, que produce la 1,25 dihidroxivitamina D, siendo esta la que hace posible que el calcio se absorba en el tracto digestivo. 

En resumen, la hormona de la Paratiroides evita que se pierda calcio por la orina, aumenta la absorción de calcio en el intestino y moviliza el calcio del hueso para reestablecer un nivel apropiado en sangre, una vez logrado esto, deja de producirse. Su secreción permite preservar el calcio en un nivel normal.

La Tiroides también es sujeto de Cáncer

El cáncer de Tiroides es el tercero que más afecta a la mujer guatemalteca.

En Guatemala, el cáncer de Tiroides es el tercer cáncer que más afecta a las mujeres, después del de cérvix y de mama.

El cáncer de Tiroides es más frecuente en mujeres que en hombres, en una relación de 3-4: 1, sin que exista una explicación concluyente del por qué.

¿Cómo se diagnostica?

Actualmente no se recomienda hacer un estudio de cribado o tamizaje para la detección temprana de cáncer de Tiroides. Su manifestación más frecuente es el descubrimiento a la vista o al tacto de un tumor (nódulo, bulto, protuberancia o masa) en la base del cuello, que motiva la visita de los pacientes con el especialista. En la mayoría de los casos, estos tumores son indoloros y no producen ningún síntoma. Las variantes más frecuentes de cáncer de tiroides son los bien diferenciados: Papilar y Folicular, que son de crecimiento sumamente lento, por lo que la única razón de consulta es la presencia del nódulo en el cuello.

Detección cáncer tiroides

Algunos casos, pueden presentar variantes agresivas que cursan con crecimiento rápido, diseminación del tumor hacia los ganglios del cuello o invasión del tumor a las estructuras vecinas a la glándula tiroides, como la tráquea, el esófago, o algunos nervios. Estos pacientes presentan además de la masa: ronquera, dificultad para hablar, tragar, respirar y en otros, cambios en el diámetro pupilar, al ser afectadas algunas raíces nerviosas del nervio simpático. Sin embargo, en el 90% de los casos, la única manifestación es el palparse algo en el cuello.

Las sociedades internacionales no recomiendan hacer estudios para la búsqueda de cáncer en pacientes que no tienen nada visible o palpable en el cuello, que sugiera una afección morfológica de la glándula tiroides. La razón de esto es evitar el diagnóstico de microcarcinomas papilares de la tiroides, que son tumores menores de un centímetro y que están dentro de la glándula. Al realizar un ultrasonido, muchos de estos tumores son descubiertos sin que se sospechara su presencia, siendo la gran mayoría indolentes y de crecimiento muy lento.

Estos tumores, pueden ser manejados únicamente con observación y seguimiento a largo plazo, pero su descubrimiento por regla general y sobre todo por la idiosincrasia en nuestros países, en donde la palabra cáncer asusta, terminan siendo operados, exponiendo a estos pacientes a sufrir secuelas permanentes provocadas por la misma cirugía, o los tratamientos complementarios. La cirugía de tiroides no es una cirugía inocua ni exenta de riesgos y complicaciones, estos pacientes pudieron haberlos evitado, si no se les hubiera practicado un ultrasonido que permitió descubrir algo, con lo que probablemente iban a morir, sin que tuviera impacto en su calidad de vida.

¿Cómo se previene un cáncer de Tiroides?

No hay como prevenirlo, lo único que se sabe, predispone a la aparición de un cáncer de tiroides es la exposición a radiación. Esto se ha visto en personas con cáncer de cabeza o cuello que fueron sometidos a radioterapia, o en personas que por su ocupación están expuestos a radiación, como, por ejemplo: un técnico de Rayos X, un Radiólogo, o alguien que trabaja en un laboratorio donde se manejan sustancias radioactivas, o bien, en personas que fueron expuestas a accidentes nucleares como en Chernóbil o después del Tsunami en Fukushima en Japón.

El efecto de la radiación sí está probado que tiene un efecto cancerígeno o carcinogénico para el desarrollo de cánceres de Tiroides. Su efecto depende de la edad y el tiempo durante los cuales la persona fue expuesta a la radiación, así como la cantidad recibida.

Los niños son más susceptibles al efecto de la radiación que las personas de mayor edad. Usualmente estos cánceres aparecen 15 o 20 años después de la exposición a la radiación.

¿Cuál es la edad promedio, para padecer cáncer de Tiroides?

Los dos cánceres más frecuentes de la glándula de la tiroides son los bien diferenciados, ambos representan el 95% de todos los canceres de tiroides, 80 a 85 % el Papilar y 15 a 20% el Folicular. Ambos aparecen en adultos jóvenes, el papilar entre los 20 y 45 años y el folicular entre los 30 y 55 años. Las otras variantes de cáncer de Tiroides, o aparecen en las primeras dos décadas de la vida como el Cáncer Medular asociado a síndromes heredofamiliares que se conoce como Neoplasia Endócrina Múltiple del tipo ll, o la forma esporádica; que usualmente, aparece después de los 55 años. Por último, afortunadamente el más raro, es el cáncer Anaplásico, que tiene el peor pronóstico, típicamente aparece después de los 65 años.

Por esto es por lo que cuando hablamos de cáncer de tiroides, decimos que el rango de edad en que se presenta es entre los 20 y 55 años y nos estamos refiriendo a los cánceres bien diferenciados, Papilar y el Folicular, que son los más frecuentes.

Sin embargo, es importante recalcar qué, cuando se encuentra un bulto o masa, en alguien menor de 20 años, ese bulto debe considerarse un cáncer papilar hasta que no se demuestre fehacientemente lo contrario.

¿Cuál es la taza de sobrevida, con cáncer de Tiroides?

La taza de sobrevida en los cánceres bien diferenciados es muy larga, en la mayoría de los cánceres se habla de tazas de sobrevida de 5 años, en el caso de los cánceres de tiroides las tazas de sobrevida se expresan a 1.

0 y 20 años, pues sabemos que a 10 años el 95% de las personas con cánceres bien diferenciados de la tiroides, van a estar vivas, y a 20 años alrededor del 85 %. La mayoría de los pacientes tratados por un cáncer papilar, que no sea una variante agresiva y que haya sido diagnosticado antes de los 55 años, por regla general fallecen con el cáncer, pero no por la progresión del cáncer de tiroides.

Recomendaciones

Si alguien se palpa un bulto en la base del cuello hay que consultar, hacerse examinar y evaluar por alguien que se dedique a atender personas con padecimientos de la tiroides y sepa qué hacer. Eso permitirá hacer un diagnóstico certero y planificar la mejor opción de tratamiento dependiendo de los hallazgos en el mismo. Mi consejo es que no se hagan ultrasonidos a menos que haya algo que haga sospechar un tumor de la tiroides, porque de lo contrario, una de cada dos personas va a tener uno o varios nódulos infracentimétricos, descubiertos en el ultrasonido que van a ser motivo de preocupación, de procedimientos invasivos, biopsias y eventualmente cirugías y tratamientos complementarios, que en la gran mayoría de los casos pueden ser evitados.

Información recabada de la entrevista realizada al Doctor Marco Antonio Peñalonzo Bendfeldt, Cirujano Endocrino en el Centro de Tiroides y Paratiroides en Guatemala.

Ir arriba