PRÁCTICA
 DE ANESTESIA SEGURA EN CIRUGÍA PLÁSTICA

por Relevancia Médica

Dr. Rodny Olivares Bermúdez
Magister y especialista en anestesiología y medicina del dolor

Anestesiólogo para Cirugía Plástica

La especialidad de Anestesiología y Reanimación, es una especialidad médica que ofrece atención integral a los problemas de salud de pacientes quirúrgicos, pacientes en situación crítica y pacientes con dolor.

Los anestesiólogos tienen la gran capacidad para trabajo en equipo y para la adaptación a los frecuentes cambios del entorno y de las condiciones de los pacientes, aportando su visión integradora y su polivalencia en todas las áreas clínicas, especialmente en los pacientes críticos en las urgencias médicas y en los que sufren dolor agudo y crónico.

Estas características le confieren un papel fundamental en el entorno hospitalario.

Si bien ningún procedimiento quirúrgico anestésico está libre de complicaciones, la cirugía plástica estética ocupa un apartado especial en cuanto a las reclamaciones legales debido a varios factores, como los siguientes:

La mayoría de pacientes son “sanos”.

Se busca una satisfacción más subjetiva que objetiva.

A diferencia de una cirugía terapéutica, se valoran los resultados, más que los medios.

Pocos seguros cubren este tipo de procedimiento y algunos pacientes consideran la demanda como una forma de obtener dinero.

Frecuentemente las cirugías son programadas en clínicas pequeñas con personal con poca experiencia.

Los medios de comunicación, por su parte, difunden estándares de belleza y abundante información acerca de resultados mágicos, así como accidentes y presuntas mala praxis de los médicos, lo que favorece la generación de reclamos, nos coloca en una situación más vulnerable ante alguna complicación, y expone al profesional a que sea demandado.

Hay que tomar en consideración, que si es cierto que la mayoría de los pacientes son somáticamente sanos, pero muchos pueden presentar trastornos de personalidad tipo narcisismo, neurosis, hipersensibilidad a los fracasos y frustración, trastorno dismorfico corporal con una incidencia entre 0.5 y 0.7%, o, inclusive, compulsiones a realizarse procedimientos estéticos hasta el 40%, como en la aplicación de botox.

Si se presenta un juicio médico legal y el cirujano plástico pretende defender la necesidad de la cirugía como parte de la terapéutica de afecciones psíquicas del paciente, el diagnostico debe estar establecido por un profesional en el ámbito de la salud mental, ya que el cirujano plástico no puede establecer un diagnóstico psiquiátrico.

Los errores humanos en la práctica de la medicina constituyen una amenaza para la seguridad de los pacientes, desde errores leves que pueden pasar inadvertidos, tanto como por el personal, como por el propio paciente, hasta errores graves que pueden terminar en lesiones, discapacidad o muerte de los pacientes, que se estima de 100,000 a 400,000 mil muertes al año en Estados Unidos.

Los errores con el personal de enfermería pueden conducir a efectos adversos prevenibles, como propósito para minimizar errores se deben tener a mano etiquetadores de colores con los nombres de los fármacos, hacer un reporte de incidentes, sin buscar culpables y brindar apoyo para ayudar a cambiar actitudes y hábitos de quien administra medicamento.

Para evitar complicaciones anestésicas y quirúrgicas como la formación de hematomas en cirugía facial es importante una emersión anestésica suave, evitar la tos y la náusea y vomito postoperatorio, así como un tiempo razonable de recuperación con rápido retorno de estado de conciencia y protección de la vía aérea con reflejos de protección adecuados.

Debe existir comunicación y cooperación entre cirujano y anestesiólogo ya que quizás se requiera disminuir la concentración de epinefrina en pacientes hipertensos.

Los pacientes fumadores crónicos y que consumen alcohol pueden presentar interacción con el sistema enzimático p450 e incrementar los requerimientos de opioides, bloqueadores neuromusculares y generación de metabolitos potencialmente tóxicos de los agentes halogenados, pudiendo complicar la recuperación del paciente.

Mantener normotermia, los pacientes con SAOS (Síndrome de Apnea Obstructiva de Sueño) no deben someterse a procedimientos ambulatorios a menos que sus comorbilidades estén optimizadas, ya que hay una fuerte correlación con la obesidad, síndrome metabólico, hipertensión sistémica y pulmonar, arritmias, falla cardiaca e infarto.

El expediente clínico completo con historia clínica, valoración anestésica, consentimiento informado, registro transanestesico, atención en recuperación, así como descripción y tratamiento de complicaciones en caso de presentarse, ayudarán al equipo médico en caso de una demanda, a demostrar que se hizo lo correcto en tiempo y forma, y que quizás los resultados adversos fueron debido a situaciones particulares de cada paciente, y no a nuestra falta de integración de todos los elementos necesarios para un procedimiento quirúrgico.

Como parte del protocolo de anestesia segura en nuestra clínica, para el paciente quirúrgico el anestesiólogo evalúa preoperatoriamente al paciente, verifica evaluación preoperatoria de otras especialidades en caso de ser necesario, evalúa exámenes de laboratorio y se establece un plan anestésico individualizado para cada paciente, contamos con un sistema de monitorización adecuado para el tipo de cirugía, se evalúa al paciente en el postoperatorio y el egreso de la unidad, se realiza en concordancia con el cirujano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy