Síndrome de Apnea obstructiva del sueño

por Dr. Gerardo Martínez
Síndrome de Apnea obstructiva del sueño

Es un trastorno que se caracteriza por la presencia de un número anormal de episodios intermitentes, en lo que se interrumpe de manera total (apneas) o parcial (hipopneas) el flujo respiratorio durante el dormir. 

Hace medio siglo se desconocía el SAOS y por consecuencia su impacto. Sin embargo, durante las últimas décadas, su relevancia es evidente debido a que representa una causa significativa de morbilidad y mortalidad. 

La implementación de las clínicas de sueño, ha sido de mucha importancia para realizar el diagnóstico temprano de la enfermedad y disminuir sus consecuencias, modificando los mecanismos fisiopatológicos que alteran la arquitectura del sueño y la función cardiopulmonar. 

Patogénesis: 

El SAOS se caracteriza por eventos de obstrucción de la vía aérea que conduce a episodios de hipoxemia, cambios de presión intratorácica y activación del sistema simpático. 

Estos mecanismos durante el sueño conducen a un aumento de la presión arterial sistémica, incremento de la poscarga ventricular y disminución del gasto cardiaco. 

La patogénesis de la enfermedad cardiovascular, comparte factores de riesgo con SAOS. 

Lo anterior ha producido resultados controversiales y el desarrollo constante de estudios que en la actualidad apoyan de manera importante el papel del SAOS, como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. 

Prevalencia: 

  1. En los hombres, 4 de cada 10 hombres, tienen SAOS. 
  2. En las mujeres, 1 de cada 10 mujeres, tienen SAOS. 
  3. La prevalencia en Latinoamérica es aproximadamente de 32 a 35%. 
  4. Algunas de las causas son: la edad, el género, la obesidad, estilo de vida. 

Riesgos: 

  1. Hipertensión Arterial. 
  2. Hipertensión Arterial Pulmonar. 
  3. Enfermedad Cerebrovascular. 
  4. Síndrome Metabólico. 
  5. Trastornos de Conducta. 
  6. Somnolencia severa que pueda producir accidentes.

Diagnóstico: 

  1. Historia clínica. 
  2. Comorbilidades Asociadas. 
  3. Test de EPWORTH. 
  4. Test de PLM. 
  5. Polisomnografía de sueño gold estándar. 
  6. Poligrafía respiratoria 
Apnea

1. Historia Clínica: Los pacientes con SAOS tienen mucho cansancio, cefaleas, mal carácter, se olvidan de sus obligaciones y en ocasiones son más propensos a tener cambios de conducta que pueden llevarlos a trastornos psiquiátricos; desde el punto de vista clínico, aumentan su riesgo de tener enfermedad cardiovascular, que se entiende por Hipertensión Arterial Sistémica y riesgo de Arritmias. 

2. Comorbilidades asociadas: 

  1. Sobrepeso. 
  2. Enfermedad Cerebrovascular. 
  3. Diabetes mellitus. 
  4. Hipertensión Arterial Sistémica. 
  5. Hipertensión Pulmonar. 
  6. Hiperlipidemias. 

3. Test de EPWORTH. 

4. Test de PLM. 

5. Polisomnografía de sueño: 

Es necesario que se realice en un laboratorio de sueño y consiste en la medición durante el sueño de las etapas del mismo, oximetría, flujos, apneas, movimientos de piernas, EKG, EEG, etc. El estudio dura entre 6 a 8 horas, que es el periodo de sueño. 

6. Poligrafía Respiratoria: 

Es un estudio que consiste en un aparato móvil, que puede ser llevado a casa y que se caracteriza porque no se puede realizar monitoreo de la actividad cerebral eléctrica, y/o EEG 

A: Presencia de uno o más de los siguientes criterios: 

El paciente se queja de somnolencia, sueño no reparador, fatiga o síntomas de insomnio. 

El paciente despierta por cese de la respiración, sensación de ahogo o asfixia. 

El compañero o pareja reporta ronquido de manera habitual y/o cese de la respiración durante el sueño del paciente

B: La polisomnografía de sueño (PSG), o Poligrafía Respiratoria (PL) con monitor Portátil demuestran: 

Cinco o más eventos respiratorios predominantes obstructivos o mixtos o hipopneas durante 1 hora 

C: PSG o PR: 

Quince o más eventos respiratorios predominantes obstructivos por hora en Polisomnongrafia de sueño o Poligrafia Respiratoria. 

Para cumplir con el diagnóstico se requiere aplicar los criterios A más B o solamente C. 

Generado por un compresor que puede tener incorporado oxigenó, y/ o humidificación. 

A este aparato se le ha llamado CPAP y en pacientes con apnea centrales es necesario el uso de BIPAP. 

Existen algunos otros tratamientos que hasta el momento no han sido exitosos como la Uvulopalatofaringoplastia, avance mandibular, antihistamínicos en mucosa nasal, etc. 

Algunas alternativas en el tratamiento que ayudan y contribuyen para su recuperación son: 

  1. Cambio de estilo de vida. 
  2. Bajar de peso (Cirugía Bariátrica o dieta). 
  3. Ejercicio dirigido. 

PRONÓSTICO: 

Depende del apego al tratamiento, ya que este se encuentra entre el 70 y 75% con el uso de CPAP y cambio de estilo de vida. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR