fbpx
Neumonía adquirida en la comunidad, recomendaciones para la población

Neumonía adquirida en la comunidad, recomendaciones para la población

La neumonía adquirida en la comunidad, es una infección causada por microorganismos o gérmenes que se encuentran en el aire que respiramos, como bacterias, virus, hongos. Algunos de los virus que causan los resfríos y la gripe pueden causar neumonía.

Los virus son la causa más frecuente de neumonía en los niños menores de 5 años. La neumonía viral suele ser leve.

No obstante, en ocasiones, puede tornarse muy grave, los gérmenes que entran por vía respiratoria, llegan a los pulmones causan una infección que inflama los sacos alveolares de uno o ambos pulmones. Los alveolos se pueden llenar de líquido o pus (material purulento), lo que provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. La neumonía puede variar en gravedad desde leve a potencialmente mortal.

Es más grave en bebés y niños pequeños, personas mayores a 65 y a personas de cualquier edad con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tipo bronquitis crónica o enfisema, fumadores, enfermedades debilitantes como las personas que reciben quimioterapia, radiación, corticosteroides etc.

Síntomas

Los síntomas pueden depender del tipo de germen que la causa, su presentación puede ser leve, moderada a grave intensidad, la edad y su estado de salud. Los síntomas se parecen a una gripe, con la diferencia que dura más tiempo y se acompaña de fiebre constante.

Los síntomas más frecuentes pueden ser los siguientes:

  • Dolor de pecho al respirar profundo o toser.
  • Tos que puede producir flema, u otras veces suele ser seca.
  • Fiebre, acompañada de sudoración y escalofríos.
  • Temperatura por debajo de lo normal (en pacientes arriba de 65 años y personas con un sistema de defensa débil).
  • Nausea, vómitos y diarrea.
  • Dificultad para respirar. 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico de la neumonía adquirida en la comunidad se fundamente en:

Los síntomas que el paciente manifiesta. Se considerará neumonía adquirida en la comunidad si el paciente no tiene historia de hospitalización durante las dos semanas previas a la admisión.

Exámenes de sangre, para determinar algunas características de infección en los pulmones.

Estudios de imagen, la presencia de una condensación u opacidad en un lóbulo pulmonar, de reciente presentación, acompañada o no de derrame pleural, observada en una radiografía de tórax es de mucha utilidad.

La tomografía de tórax evidencia con mayor claridad los cambios en el pulmón generados por la infección.

El diagnóstico de la neumonía adquirida en la comunidad

La realización de estudios de microbiología, para establecer el diagnóstico etiológico en los pacientes con neumonía adquirida en la comunidad, tiene grandes ventajas: permite seleccionar el antibiótico específico, previene el abuso de antibióticos.

Cuándo consultar al medico en el centro de salud, clinica privada o a la emergencia de un hospital.

Si se tiene tos, dolor de pecho, dificultad respiratoria, fiebre constante de 39 grados centígrados.

Neumonía adquirida en la comunidad, recomendaciones para la población

Deben consultar pronto al médico, los siguientes grupos de riesgo: 

  • Personas mayores de 65 años. 
  • Personas con enfermedades crónicas, como insuficiencia cardíaca, enfermedades pulmonares etc.
  • Personas con sistema de defensa debilitado.
  • Personas que toma medicamentos que disminuyen el sistema de defensa inmunitario, como terapia con esteroides.
  • Pacientes que reciben quimioterapia.

La neumonía puede convertirse rápidamente en enfermedad mortal, principalmente en personas mayores de 65 años con problemas cardíacos, pulmonares crónicos y diabéticos.

Cómo prevenir la neumonía

Vacúnate. Sobre todo, si tienes más de 65 años. Existen vacunas para prevenir algunos tipos de neumonía y la gripe.

Habla con el médico sobre estas y otras vacunas. Las pautas de vacunación han cambiado con el tiempo; por lo tanto, asegúrate de revisar el estado de tus vacunas con tu médico, incluso si recuerdas haberte vacunado anteriormente contra la neumonía.

Asegúrate de que los niños se vacunen. Se recomienda una vacuna contra la Neumonía para niños menores de 2 años y para niños de 2 a 5 años que son particularmente propensos a contraer la enfermedad neumocócica.

Los niños que concurren a una guardería grupal también deben recibir la vacuna, además se recomienda la vacuna contra la influenza para niños menores de 6 meses, consultar al pediatra.

Practica una buena higiene. Para protegerte de las infecciones respiratorias que a menudo derivan en neumonía, lávate las manos regularmente o usa un desinfectante para las manos a base de alcohol.

No fumes, ni te expongas a humos. El tabaquismo, daña las defensas naturales que protegen a tus pulmones de las infecciones respiratorias.

Mantén fuerte tu sistema inmunitario. Duerme lo suficiente, ejercítate regularmente y lleva una dieta saludable.

Ir arriba