fbpx
Nadador de alto rendimiento

Nadador de alto rendimiento

Un nadador de alto rendimiento es un individuo capaz de exaltar valores como esfuerzo, motivación, dedicación, tenacidad, competitividad, y humildad.

Origen de la natación

La natación tiene orígenes ancestrales, habiéndose desarrollado entre las antiguas civilizaciones como símbolo de estatus social para preparar al individuo para la vida y la salud. La natación forma parte de la adaptación humana al medio ambiente, al agua como elemento del mismo. En el siglo XV, se desarrolla como deporte con significado competitivo; actualmente los médicos y fisiólogos la consideran como el deporte más completo.

Origen de la natación
Origen de la natación

La natación implica una lucha y un placer constante de enfrentar al individuo a retos que ayudan a forjar su carácter, obliga a la disciplina, y a la concentración en torno a un objetivo. Gracias a la pasión por la natación, el nadador lucha por lo que desea, se esfuerza por hacer las cosas bien, impulsándose a pasar pruebas que marcarán su vida siendo estas inolvidables.

Educación y natación de alto rendimiento

La educación y la natación de alto rendimiento van de la mano como cualquier otra disciplina deportiva, la cual persigue la formación integral de los atletas. El alto rendimiento está fundamentado en la base de alcanzar el máximo nivel de rendimiento físico y mental de un ser humano dependiendo de sus capacidades físicas, a través de las diferentes etapas del desarrollo fisiológico, las cuales se pueden dividir en varias fases.

Se necesitan dos condiciones para tener un atleta de alto rendimiento: la primera es un atleta dispuesto a desarrollar una disciplina de altísima exigencia, y segundo, padres de familia dispuestos a impulsar y apoyar a sus hijos, cada mañana, cada tarde, cada fin de semana, incondicionalmente, conscientes de la importancia que representa para sus hijos el deporte, el cual los formará y transformará con el paso del tiempo en ciudadanos de altos valores sociales y competitivos.

Hablando de costumbres y hábitos de familia, éstos determinan el nivel que alcance el nadador, porque, aunque este sea un talento deportivo, si los hábitos o costumbres de los padres no coinciden con la educación deportiva en cuanto a alimentación y disciplina, así como hábitos sociales, será muy difícil alcanzar los más altos niveles competitivos.

Fase 1: iniciacion deportiva

En esta fase participan niños de 10 años y menores, tienen una frecuencia de entrenamientos de 3 a 6 veces por semana con duración de tiempo variable (60 a 90 minutos), esta etapa dura 2 a 3 años.

Esta es la etapa inicial del entrenamiento deportivo, hace énfasis en aspectos físicos, fisiológicos y técnicos de la natación. Se le debe dar gran importancia a la educación en cuanto a tener una alimentación balanceada, aprenden la diferencia entre los trabajos aeróbicos y anaeróbicos, y su preparación física es fundamental utilizando su propio cuerpo, ligas, balones medicinales, mancuernas, etcétera; haciendo énfasis en la flexibilidad. Aquí pueden practicar otros deportes.

Fase 2: orientación deportiva

Comprende de los 11 a los 14 años, con sesiones de entrenamiento de 6 a 10 veces por semana y duración entre 90 y 120 minutos por sesión. Esta etapa dura 2 a 4 años. En esta fase el nadador debe alcanzar los detalles técnicos más relevantes e importantes de los estilos a nadar, y esto se logra mediante una preparación física que introduce ya un programa de fuerza general y ejercicios orientados a la conexión muscular conocidos como CORE. Aquí la flexibilidad debe alcanzar el máximo de eficiencia. Esta etapa busca la orientación hacia el deporte competitivo.

Fase 3: especialización deportiva

Nadador de alto rendimiento

Aquí los atletas alcanzaron 14 a 17 años, entrenan 6 a 12 veces por semana con entrenos de 120 a 190 minutos de duración. Esta etapa es el último salto hacia el profesionalismo, alcanzando los más altos niveles de esfuerzo físico y volutivo del atleta. Los aspectos como alimentación balanceada deben ser específicos y personales, así como su entrenamiento, tanto en el agua como en el gimnasio. Aquí se refuerza con fisioterapia recuperativa y psicología deportiva.

Fase 4: Élite

Aquí los atletas inician entre los 17 y 18 años, entrenan 6 a 16 veces por semana con duración de entrenamientos desde 120 minutos hasta la dedicación total, convirtiéndose en su trabajo y obligación a la exclusividad del deporte. Esta etapa dura de 6 a 12 años. Aquí hablamos de la máxima etapa para el alto rendimiento deportivo en casi todos los deportes, con profesionalismo y exclusividad para alcanzar el más alto nivel, el cual los pueda llevar a juegos regionales, campeonatos mundiales y Juegos olímpicos.

Nadador de alto rendimiento

Analizando las dos últimas etapas del alto rendimiento, estamos hablando de deporte, salud y disciplina, los cuales van correlacionados con la educación integral de los nadadores.

Las últimas 2 etapas requieren una altísima exigencia física y mental, sumado a esto, los jóvenes nadadores cuentan con un tiempo muy limitado por sus estudios, deben ser buenos estudiantes y entregarse a horarios de entrenamiento muy rígidos y demandantes.

Desde hace varios años estoy preparando un grupo de nadadores muy especiales, ya que son talentosos, excelentes estudiantes y con un alto espíritu de competitividad y superación, que los ha ido llevando a cumplir sus metas deportivas, encontrándose hoy en los primeros puestos del ranking absoluto nacional en su especialidad. Estos muchachos, espero que este año estén en los primeros lugares en los eventos regionales programados por edades, y mi meta es que ingresen al próximo ciclo Olímpico 2012- 2016 con la fe de que al menos 2 de ellos participen en los Juegos Olímpicos de Brasil 2016, habiendo hecho sus marcas por méritos propios.

A mis nadadores, Manuel Meneses, Gary Pineda, Gerson Monroy, Luis Carlos y Rodrigo Martínez, así como Rocío Maldonado, estoy orgulloso de ustedes, son un ejemplo y espero logren, al final del camino, todas las metas que se han propuesto.

Ir arriba