fbpx
Educando sobre los nuevos avances en Cirugía Laparoscópica

Educando sobre los nuevos avances en Cirugía Laparoscópica

La cirugía laparoscópica desde sus inicios en Guatemala hace más o menos 30 años, al igual que en todo el mundo, se ha popularizado muchísimo ya que con el paso del tiempo ha ofrecido resultados muy seguros en una gran gama de operaciones.

Es muy común escuchar pacientes que le solicitan al médico “doctor opéreme con láser”, y en la actualidad con el fácil acceso que hay a la información, gracias a la tecnología, el paciente acude a la clínica a consultar manejando información muy actualizada, pero en muchas ocasiones es solo repetir lo que leyeron y sin entender verdaderamente el concepto del procedimiento al que serán sometidos y, es allí, donde el cirujano juega un papel vital en proporcionar al paciente la información de tal manera que entre él y el paciente, exista fluidez de información entendible para quien será operado.

Cirugía Laparoscópica sin cicatriz o con menos cicatrices

En Guatemala Desde hace al menos 15 años es posible que los pacientes sean operados con orificios únicos, o con orificios cada vez más pequeños, vemos fotografías donde es realmente sorprendente comparar las distintas heridas en donde las que considerábamos pequeñas, ahora nos parecen muy grandes, esto se está conociendo como cirugía sin cicatrices o con menos cicatriz, las cuales actualmente las realizan muy pocos cirujanos en nuestro medio.

Laparoscopia de 5mm.
Laparoscopia de 5mm.

Cuando vemos las fotografías nos cuesta imaginar cómo es posible reducir las cicatrices, que nos operen y como nos veríamos con ellas, lo bien que nos sentiríamos. Sin embargo, deberíamos preguntarnos “qué hay realmente detrás de una cirugía con cicatrices pequeñas” Será que es vanidad o que este tipo de cirugía está reservada para actrices o modelos como a veces escuchamos a pacientes y médicos, al emitir su opinión acerca de estos nuevos procedimientos.

Heridas más pequeñas, menos edema, tensión y dolor

Los conceptos científicos modernos acerca de la cirugía laparoscópica con pequeñas heridas o cicatrices son complejos de entender. Cada vez que nos operan y hacen una herida en nuestro abdomen sin importar el tamaño, el proceso de cicatrización sufre hinchazón o edema, y tensión a lo largo de la misma.

Esta hinchazón y tensión se expresa en forma de dolor y dificultad para movilizarnos, así como para regresar a nuestras actividades productivas. Y no es para menos, hoy se sabe que el edema de las heridas quirúrgicas aumenta de manera exponencial conforme más grande es la herida, y este se disemina de manera no lineal al eje de esta, o sea, se esparce o disemina.

Si comparáramos una herida de 3 centímetros con una de 1 centímetro, la hinchazón y la tensión aumente nueve veces más en la herida de 3 cm, y si comparamos la herida de 1 cm con una de 2 mm, estaremos disminuyendo el edema y la tensión 8 veces menos con relación a la de 1 cm. Cuando nos operan a través de laparoscopia nos hacen varias heridas de 0.5 a 1 cm dependiendo del procedimiento que, sumadas todas, representan menos centímetros cuadrados de edema y tensión que una de 3 cm, y por consiguiente mientras más pequeñas sean las heridas, menos edema y tensión, menos dolor.

Beneficios y detalles de la cirugía mini laparoscópica

Con este fundamento, en los últimos dos años nos hemos dado a la tarea de buscar los beneficios reales que debería esperar un paciente cuando es operado, por ejemplo, de la vesícula biliar o del apéndice, dos procedimientos muy comunes y los cuales están siendo resueltos a través de cicatrices muy pequeñas o mini laparoscópicas.

Laparoscopía MINI.
Laparoscopía MINI.

El primer paso es saber si el paciente es o no un buen candidato para ser operado por mini laparoscopia, aquí entran en juego varias cosas. Para empezar, que el cirujano que sea elegido tenga conocimientos y experiencia con esta técnica, ya que a pesar de que la técnica es muy similar a la laparoscopia convencional, hay detalles del procedimiento con instrumentos de 2 y 3mm que requieren el dominio de ciertas destrezas y detalles indispensables para realizarla con éxito.

Luego, saber identificar al paciente que sea un excelente candidato para esta cirugía, para que tenga la mejor oportunidad que su cirugía sea un éxito o sea que se complete con las pequeñas cicatrices, y que no sea convertida a heridas más grandes por no haber sido seleccionada cuidadosamente causándole una molestia al paciente acerca del tratamiento que recibió.

Relación peso y tipo de cirugía a ser practicada

Hoy en día, gracias a las características físicas de los pacientes, el cirujano puede implementar técnicas que pueden reducir el trauma a la pared abdominal; por ejemplo, existen niños y jóvenes que siendo muy delgados y teniendo ciertas características anatómicas internas, les puede ser extraído el apéndice a través de un orificio de 1 cm en el ombligo, teniendo una recuperación muy rápida, sin dolor y con resultados estéticos superiores pero, cuidado, no es para todos, el cirujano debe buscar al paciente perfecto para este tipo de cirugía.

Cirugía transumbiulical por orificio de 1 cm.
Cirugía transumbiulical por orificio de 1 cm.

En el caso de pacientes con sobrepeso, nuestra experiencia por el momento nos dice que la mejor alternativa en este grupo es la laparoscopia para apendicitis y cálculos de la vesícula con orificios de 5mm, esta ofrece resultados muy similares a la cirugía sin cicatrices en cuanto a dolor y recuperación, pero con operaciones de tiempo más reducido que la mini por lo pesado de los órganos manipulados con los instrumentos de 2 y3 mm lo cual aumenta el tiempo de la cirugía.

A lo largo de la última década, hemos operado casos con mini instrumentos, los cuales han sido cuidadosamente seleccionados, logrando con esto, tener excelentes resultados completando nuestras cirugías por esta vía. De esta manera estamos dando credibilidad a la cirugía sin cicatrices, y confianza a nuestros pacientes respecto al tratamiento que recibirán.

Beneficios y detalles de la cirugía mini laparoscópica

Contraindicaciones

Aún existen algunas limitaciones; por ejemplo, operaciones de vesícula infectadas (Colecistitis) o apendicitis muy inflamadas o complicadas. Hemos logrado hacer unos pocos casos demostrando que es factible realizarlos, pero nuevamente, hay que seleccionar bien a quién, para tomar la decisión correcta para un buen resultado quirúrgico.

Beneficios

Hemos podido comprobar que los pacientes operados por esta técnica tienen una reducción del área de un 53% de los orificios utilizados a través de la pared abdominal durante las operaciones laparoscópicas, comparado con las operaciones laparoscópicas convencionales.

Como consecuencia de esto, los pacientes sufren una reducción muy marcada de dolor postoperatorio hasta de un 60% menos, y por consiguiente su ingesta de analgésicos es el primer día de la operación únicamente, reduciendo en 90% del tiempo de medicación por dolor comparado con los procedimientos convencionales.

Beneficios de la cirugía mini

Los pacientes se levantan fácilmente, y ha sido agradable ver cómo hay historias anecdóticas relacionadas con la facilidad con que se reincorporan a sus actividades regulares. Pero el punto más importante de este tipo de procedimiento es, que los pacientes aceleraron su inicio de actividades productivas en un 80% más rápido, esto es 2 a 4 días después de operados.

A pesar de la importancia que es para un paciente el no tener dolor y poderse movilizarse fácilmente, estamos convencidos que el poder reincorporarse a su actividad productiva de manera tan acelerada, es la mayor ventaja que ofrece este tipo de procedimiento.

Creemos que todo esto impactará positivamente en un futuro no muy lejano en empresas en donde disminuya el ausentismo por postoperatorios prolongados; se logre además un ahorro en consumo de analgésicos y de costos hospitalarios, ya que la sencillez de este tipo de procedimientos hace que sean menos costosos que los convencionales, impactando positivamente desde todo punto de vista.

Como podemos ver, el gozar de cicatrices muy pequeñas no son el fin último de este tipo de procedimiento, son solo un valor agregado, ya que el verdadero beneficio radica en que los pacientes tengan postoperatorios más benignos con molestias mínimas y una rápida reincorporación a sus actividades productivas como fin último.

Ir arriba