fbpx

De cirujano a paciente

Como cirujano, creo que nunca me imagine en una condición de paciente, pero llegó el día.

Recuerdo cuando el 04 de agosto de 1991, se realizó la primera Colecistectomía vídeo laparoscópica en Guatemala, tuve el privilegio de estar como ayudante en esta cirugía, prácticamente de camarógrafo, junto a mi maestro el Dr. Alfredo Barrillas Noriega, entonces jefe del departamento de cirugía del Hospital General San Juan de Dios, y al Dr. Juan Lombillo, quien venía de Miami a enseñarnos la técnica.

Dr. Alfredo Barillas †
Dr. Juan Lombillo

30 años después

Cuento esta historia, pues además de ser un grato recuerdo, que marcó mi carrera profesional, es curioso como treinta años después pasé de ser el cirujano a ser el paciente, bajo la misma cirugía.

El 07 de junio del presente año, el Dr. José René Arévalo Azmitia a quien con mucho cariño llamo mi hijo quirúrgico, me practicó una colecistectomía video laparoscópica, pues me encontraron pólipos en la vesícula.

Dr. Estuardo Behrens / Dr. José René Arévalo Azmitia

El diagnóstico fue al menos hace dos años, venía posponiendo la cirugía por diferentes motivos, hasta que fue evidente que los pólipos aumentaron de tamaño, lo cual me hizo entender aún más, cuando los pacientes en muchos de los casos, no se operan de inmediato y lo primero que preguntan es: ¿cuánto tiempo puedo esperar para operarme?

El preoperatorio

Por mi seguridad y la garantía de los resultados de la cirugía, me realicé todos los exámenes y análisis preoperatorios necesarios, llevan tiempo, es una inversión económica significativa, pero quien mejor que yo para saber, que son indispensables y pueden sobre todo garantizar nuestra vida.

El prevenir y estar seguros de que no habrá sorpresas o emergencias, estando ya en medio de la cirugía y bajo anestesia, sumado a la técnica y el cirujano a cargo, brinda tranquilidad a todos los involucrados. Al realizar los diferentes exámenes, uno de los hallazgos que alertó y apresuró la cirugía, fue una Esteatosis Hepática (conocida también como Hígado Graso no alcohólico), por lo que además me practicaron una biopsia.

A pesar de ser una cirugía laparoscópica básica o general, como le llamamos los cirujanos, para la familia y nuestro entorno siempre es una preocupación. Para mí el saber que iba a estar inconsciente y en manos de mis colegas, era una sensación nueva y en algunos momentos de impotencia, fue entonces cuando dimensioné cuan importante es la relación médico paciente, en un ambiente de confianza y buena comunicación, el transmitir esa tranquilidad y ser una voz de aliento para las personas.

La cirugía

La colecistectomía laparoscópica, es una de las cirugías que más he realizado, al menos unas 2500 en los últimos treinta años, pero ahora mi condición de paciente me ponía en otro espacio y actitud.

Me realizaron cuatro incisiones, la más grande en el ombligo aproximadamente de un centímetro de diámetro y las otras tres de medio centímetro, salí de la cirugía a sin ningún inconveniente, más que el esperar el tiempo de recuperación de la anestesia, para luego quedarme con medicamentos y antibióticos intravenosos, mientras que llegaba el momento que me dieran de alta y poder regresar a casa. Hasta este momento me sentía muy bien, poco o casi nada de dolor.

La recuperación

alí del hospital por lo que, al llegar a casa, los medicamentos y analgésicos, pasaron a ser por vía oral, el dolor era fuerte y desesperante en algunos momentos. Tuve que dormir semi sentado durante tres noches, definitivamente la extracción de la vesícula, más la biopsia, fue una combinación de heridas internas que causaron mucha molestia, independientemente de que las incisiones fueron pequeñas. Estuve con dieta blanda y sin grasas durante cinco semanas, lo cual ayudó a mejorar tremendamente mis niveles en sangre y perder peso, no por vanidad, sino por salud, ¿curioso que lo diga un médico para si mismo verdad? Después de una semana, pude regresar a mis labores, sin dolor y reactivando poco a poco todo aquello que requería de esfuerzo físico.

Lo aprendido

Siempre me ha gustado tratar a mis pacientes como me gustaría que me trataran a mí, les explico, los ayudo y trato por todos los medios que se sientan tranquilos, les hago ver que son cirugías sencillas y ambulatorias en la mayoría de los casos, sin embargo, hoy entendí por qué me llaman y se quejan de dolor, aún cuando es lo que más cuido y procuro evitarles.

Dr. Estuardo Behrens

Definitivamente no hay nada escrito sobre piedra en la vida y menos en las cirugías, cada cuerpo y organismo reacciona diferente y por eso debemos ser tan empáticos y considerados con los pacientes.

Quiero contarles que los pólipos vesiculares, pueden desencadenar un cáncer de vesícula, lo cual puede provocar la muerte en menos de seis meses. La esteatosis hepática, es el paso previo a una fibrosis hepática y luego llegar a ser cirrosis, si no se controla y trata a tiempo, sobre todo, poniendo atención y cuidado en que, lo que se come sea verdaderamente nutritivo y saludable. Son dos temas de los que hablaremos en los próximos contenidos.

Mi recomendación hoy es, que no se queden con dudas cuando van con su médico y menos si van a practicarles una cirugía, no dejen las cosas al tiempo, su preoperatorio y postoperatorio son necesarios, estos les van a garantizar una intervención sin riesgos y una recuperación más pronta. Pero, sobre todo, una cirugía programada, debidamente planificada y realizada tempranamente, les evitará angustias y gastos de más.

Hoy puedo decir sin temor a equivocarme, que jugar ambos roles, cirujano y paciente, requiere empatía, reta al amor por la vida y nos enseña el verdadero valor de la salud.


Entrevista realizada al Dr. Estuardo Behrens, Director Médico de New Life Center Guatemala
Tel:(502) 2339-0317

El propósito de la Cirugía Bariátrica en Guatemala es: ayudar a las personas a recuperar su salud, alcanzando su peso ideal conforme a sus propias características.
www.newlifecenter.com.gt

Ir arriba