Vitamina C y el ácido hialurónico en nuestra piel

por Relevancia Médica
Vitamina C y el ácido hialurónico en nuestra piel

El ácido hialurónico es una molécula presente de forma natural en nuestro organismo. Lo podemos encontrar localizado en la piel, articulaciones o en las mucosas. Es un componente de la matriz extracelular (Espacio entre células de los tejidos) que permite lubricar, absorber y transportar los nutrientes básicos en las células. Esta molécula sirve como soporte del colágeno y las fibras de elastina. Su función principal es man-tener la piel firme e hidratada, ya que es capaz de absorber hasta 1,000 veces su peso en agua.

¿Cuál es la función del ácido hialurónico?

ácido hialurónico

Debido a que el acido hialurónico atrae agua, funciona como un hidratante de la piel pero además cumple con una serie de propiedades que lo hacen único:

1. Proporciona firmeza y suavidad.
2. Contribuye a la barrera defensiva cutánea al humectar la piel.
3. Retarda el envejecimiento de la piel.

Con el paso de los años se disminuye la capacidad de retención del agua por la falta de acido hialurónico, dando lugar esto a pieles deshidratadas con formación de radicales libres y con tendencia a marcar líneas y surcos de expresión mas notorios por la falta de volumen hídrico.

“Debido a que el acido hialurónico atrae agua funciona como un hidratante de la piel”

La vitamina C

Vitamina C

Es una de las vitaminas hidrosolubles o solubles en agua, por lo que no se logra almacenar adecuadamente en el cuerpo. Funciona como coenzima o precursor de coenzimas, necesarias para muchas reacciones químicas del metabolismo.

Muchos de los factores externos (Contaminantes atmosféricos, radiación, toxinas, gases tóxicos, cigarrillo, consumo de alcohol) a los cuales estamos expuestos a diario, pueden originar un consumo aumentado del cuerpo de esta vitamina y, por consiguiente, producir la correspondiente carencia.

Sin embargo algunas alimentaciones “balanceadas” puede resultar insuficiente en aportación de vitamina C al cuerpo, debido a la escasa estabilidad del ácido ascórbico y a su solubilidad.

Existen múltiples estudios científicos que demuestran cómo algunos nutrientes antioxidantes, como la vitamina C, contribuyen a la defensa de algunas patologías degenerativas, neoplasias, enfermedades cardiovasculares y envejecimiento cutáneo.

El envejecimiento de la piel presenta una disminución de la microcirculación dérmica, por lo que reduce el aporte de substancias nutritivas a las células y, por tanto, de la misma vitamina C.

¿Cuál es la función de la vitamina c?

La función de la vitamina C

• Interviene en el proceso de transformación de la prolina en hidróxidoprolina, componentes esenciales del colágeno. El aumento local de esta vitamina favorece a la producción de colágeno en la piel; con esto mejora la elasticidad cutánea y una mayor resistencia de la pared de los vasos capilares.

• Neutraliza los radicales libres disminuyendo la formación de los lipoperóxidos (Substancias que estimulan el envejecimiento de la piel). La vitamina C tópica levógira puede prevenir la formación de algunos tumores cutáneos ocasionados por los daños en el ADN a causa de los rayos Ultravioleta tipo B.

¿Cómo obtener estos componentes en nuestra piel?

La preparación cosmética debe garantizar la presencia de una vitamina C activa o en su presentación levógira (Ácido L-ascórbico) para que pueda llevar a cabo su acción, debido a que es una molécula poco estable en el ambiente.

La presencia concomitante de Alfahidroxidoácidos, Ácido Hialurónico, madecassoside (Centella asiática) u otros componentes aumenta la penetración de la vitamina C potencializando su eficacia.

El resultado de los tratamientos con vitamina C de uso tópico se traducirá en un cutis más luminoso y elástico, con una atenuación de las pequeñas arrugas y un retraso en el envejecimiento cutáneo.

“EL AUMENTO LOCAL DE ESTA VITAMINA FAVORECE A LA PRODUCCIÓN DE COLÁGENO EN LA PIEL”

Autor Dr. Yudel Koris / Dermatólogo y Cirujano de Piel Neoderm

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR