RESUMEN DE UNA VIDA

por Relevancia Médica

Como un homenaje al Dr. Aldo Castañeda, creador del protocolo y herramientas para operar a neonatos, poniendo la esencia de vida que cambió la esperanza por realidades

Era una de esas entrevistas que salen de la nada, pero con un personaje de muchos quilates, experiencias y aportes que rebasan las fronteras del país y de los sueños que tenemos de jóvenes, porque el joven inquieto y estudioso, se convirtió en al artesano de la vida, arreglando el corazón.

Nos recibió con la seriedad que ponía a sus actuaciones, sus más de ochenta años no le impidieron conversar con nosotros y responder con amabilidad las preguntas que, obviamente, debíamos hacer para conocer su vida, mucha de ella en otro país, desarrollando lo que deja como legado a la humanidad, especialmente a los médicos que se formaron y formarán a otros para curar las enfermedades del corazón, de los recién nacidos.

Sus palabras sentidas y elocuentes nos decían: aunque estoy tranquilo porque hay médicos que entrené y lo hacen bien, me asalta la tristeza y la desesperación porque ya no puedo dar mi mano, ni ayudar a operar a los niños para que disfruten plenamente de la vida, ahora me acompaña el recuerdo y la satisfacción de haber creado la especialización.

Nada más real que observar a un niño que nació enfermo y después de la intervención acompañarlo para ver cómo cambió su vida, así como la de los familiares cercanos, porque le dimos a la madre el beneficio de aplicar su instinto materno en un niño que puede hacer las mismas cosas que otro niño que nació normal.

Es vivificante ver a la madre alegre derramando ilusiones por sus ojos, a los hermanos con la felicidad de saber que el niño será un ser útil, que la esperanza les ha cobijado y que su emblema será el agradecimiento porque sin pensar en lo material, la parte emocional será un regalo digno.

Cada noche recuerdo mi trayecto y me congratulo por haber tenido esa convicción de que se puede hacer una operación en niños recién nacidos, que los límites de las ideas y acciones son la edad y el desgaste del cuerpo, pero me siento agradecido porque tuve la oportunidad en favor de la vida.

Hoy sabemos que los neonatos, tienen respaldo para gozar de un corazón agradecido porque la vida no se termina, y nos lleva por este mundo fantástico y activo, para vivirla bien con nuestros órganos llenos de emoción y anhelo de dar lo mejor, caminando con gallardía ética, y tal vez pensando en hacer lo mismo con los demás.

Por los pacientes neonatos investigamos y creamos un protocolo y herramientas para que sea más fácil extender la vida, con los médicos que dan valor a lo que hacen, fue un honor insistir en ideas locas, para este mundo y sus rincones necesitados, adelante que la vida requiere de valor y anhelos, para hacer realidad las ideas.

Bienaventurados los que tuvieron la confianza para llegar a la fundación, los que se sometieron a una posibilidad y que ganaron tiempo de vida, los que están viviendo lo no imaginable y disfrutaron del regazo de su madre, los que son testimonio de ideas del pasado que ahora son una realidad latente.

Nos quedó una lección maravillosa que redunda en la humildad, a pesar de sus logros mundiales y reconocimientos, seguía pensando en tener la energía para continuar dando de sí el aporte para los niños recién nacidos que necesitan una operación en el órgano que da y quita la vida, el corazón.

Guatemala, 19 de marzo de 2018
René Fonseca Borja, Ecuador

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy