fbpx
hábitos alimentarios a través de educación nutricional

Mejore hábitos alimentarios a través de educación nutricional

Mejorar hábitos alimentarios a través de educación nutricional, a tener una mejor calidad de vida promoviendo actividad física y un estilo de vida saludable.

Cuando nuestro cuerpo reclama y manifiesta de distintas maneras su malestar, lo más seguro es que lo estemos alimentando mal y lo primero que se nos viene a la memoria, porque es el fetiche de moda:

Voy a ponerme a dieta… pero sin caer en la cuenta de que esto implica un aprendizaje y un cambio total en nuestra vida, por lo que debemos ser cuidadosos y selectivos acerca de quién nos va a acompañar en este nuevo caminar.

hábitos alimentarios

Idealmente una clínica que brinda servicios especializados en nutrición debe contar con profesionales especializados en el área nutricional y complementar sus servicios con los de un médico para poder brindar un servicio integral con el que se ayude a mejorar la salud en general, hábitos alimentarios a través de educación nutricional, a tener una mejor calidad de vida promoviendo actividad física y un estilo de vida saludable en combinación con terapias complementarias naturales y seguras, que nos permitan alcanzar los objetivos planteados y desintoxicar nuestro organismo.

Un excelente complemento a la nutrición para obtener óptimos resultados en nuestra salud es la medicina biológica, la cual pretende “Despertar las fuerzas curativas del organismo”, de modo que todo vuelva al funcionamiento normal.

hábitos alimentarios

Para ello es necesario eliminar todo aquello que pueda alterar el sistema inmunitario como: Comida “chatarra”, sustancias alergizantes, metales pesados, medicamentos que bloquean el funcionamiento normal del organismo, problemas odontológicos, cicatrices, etc.

La Medicina Biológica puede utilizarse sola o combinada con otras técnicas de la Medicina Convencional. La Medicina Biológica emplea todo tipo de medios para hacer “reaccionar” al organismo y no producir una “supresión” de los síntomas, y solamente aliviar en el enfermo:

El dolor, la inflamación o la fiebre. Dejando de este modo muda a la enfermedad, pero existente, siguiendo su curso, complicación o mutación. Esta reacción o estimulación de la medicina Biológica es una “información” que tendrá como resultado una respuesta orgánica para entrar en su propio ajuste de causa. Así, la mejoría se irá produciendo progresivamente, pero ordenando sus mecanismos fisiológicos y biológicos y como consecuencia se irán aliviando sus signos de desequilibrio (síntomas). Lógicamente aquí estará en juego la capacidad reactiva de cada persona y de forma individual que dependerá de la edad, historia y herencia; ya que en el mundo no hay dos seres idénticos en su forma de reaccionar.

hábitos alimentarios

Debido a que no todos los casos son iguales y por lo tanto no tienen las mismas necesidades, se debe consultar con un profesional cuya especialización y experiencia sea acorde al padecimiento

o requerimiento del paciente, por ejemplo: una orientación nutricional para un deportista no es la misma que una orientación nutricional para un diabético.

Una adolescente con sobrepeso no tiene los mismos requerimientos ni metabolismo que una mujer en etapa de menopausia, y así, podríamos mencionar muchos casos, por lo que debemos siempre buscar el soporte de un equipo que trabaje de forma integral y que constantemente se esté capacitando y actualizando dentro del campo en el cual se desempeñan sus miembros, garantizándonos una atención personalizada.

“Una orientación nutricional para un deportista no es la misma que una orientación nutricional para un diabético”.

El tratamiento también debe ser específico para cada paciente, ya que conocemos que todos los cuerpos y organismos funcionan de diferente manera: Los requerimientos energéticos, las respuestas a terapias complementarias, las costumbres culturales y los gustos hacia los alimentos son distintos en cada persona y es por ello que se debe solicitar y buscar un servicio personalizado.

hábitos alimentarios

Normalmente la razón principal por la que visitamos una clínica de nutrición es la de reducción de peso, sin embargo, esto conlleva muchísimos beneficios que van más allá de la apariencia y la vanidad, reducir de peso ayuda a: Mejorar la salud, prevenir enfermedades, mejorar la autoestima y tener una mejor calidad de vida.

En la mayoría de los pacientes, cuando ya existen enfermedades originadas por el sobre peso, la mejoría es significativa y en muchos de estos desaparece, tal es el caso del Síndrome Metabólico, Hipertensión, mala circulación, dolores articulares, entre otros.

Ir a una clínica de nutrición cuando hemos tenido malos hábitos y costumbres a lo largo de nuestra vida, es casi como ir a un colegio, para reeducarnos, aprender la importancia de cuidar nuestra salud, a alimentarnos y combinar nuestra alimentación, por lo que debemos ser constantes, persistentes y tener la certeza que estamos invirtiendo en un futuro inmediato y prometedor, que nos permitirá gozar de una mejor calidad de vida.

hábitos alimentarios

En este proceso de aprendizaje es necesario ser persistentes para lograr alcanzar los objetivos, ya que para que un cambio en nuestro estilo de vida se convierta en un hábito.

Son necesarios 21 días

Y para que este permanezca y se convierta en un estilo de vida, es necesario considerar sesiones de evaluación. Seguimiento y educación por un periodo de al menos 3 meses, asistiendo una vez por semana para supervisar, monitorear y orientar en el proceso de adquirir hábitos saludables y en los cambios que la persona vaya experimentando; así como para aclarar todas las dudas que se presenten y poder comprender la importancia de la variación e inclusión de los distintos grupos alimenticios dentro de nuestra dieta diaria, como también las contraindicaciones según la respuesta de nuestro organismo.

Hemos estigmatizado la palabra nutrición como sinónimo de dieta y dieta como sinónimo de sacrificio y sufrimiento.

Sólo cambiando nuestra manera de pensar vamos a cambiar nuestra manera de vivir, sólo cambiando nuestra manera de comer, vamos a cambiar nuestra manera de sentir y el sentirnos bien con nosotros mismos y manifestar todo este bienestar en el reflejo de lo que somos, será la mejor invitación para los demás.

Sólo cambiando nuestra manera de pensar vamos a cambiar nuestra manera de vivir.

Ir arriba