Método Pilates durante el embarazo

por Relevancia Médica
Método Pilates en el embarazo

La práctica regular de ejercicios favorece el sano desarrollo del embarazo, además de mantener el peso, fortalecer la musculatura, y estimular la circulación sanguínea de la mujer.

Los movimientos del Método Pilates, con la asistencia de un profesional competente, reúnen todas las cualidades y requisitos para que la mujer tenga un embarazo saludable y un parto sin complicaciones.

A través de la práctica del método Pilates, la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y aprenderá a “escuchar” sus mensajes.

Beneficios del método pilates para la futura mamá

A través de la práctica del método Pilates, la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y aprenderá a “escuchar” sus mensajes, y así dominará de mejor manera sus movimientos.

Entre los beneficios de la práctica de los ejercicios del Método durante el embarazo, podemos destacar:

Pilates durante el embarazo

Durante la gestación

  • Fortalecimiento de la pared abdominal, lo que favorecerá la expulsión en el trabajo de parto.
  • Prevención de la separación anormal de los músculos de la pared abdominal.
  • Disminución de la curva lumbar causada por el aumento de tamaño y peso del abdomen.
  • Disminución de la tensión generada en los músculos, a través de la relajación y estiramientos.
  • Fortalecimiento de la musculatura de las piernas, estimulando la circulación sanguínea.
  • Fortalecimiento de la musculatura de los brazos para adaptar la postura al aumento de peso y volumen del pecho.
  • Mejoría del sueño y de la concentración.
  • Mejoría del mecanismo respiratorio debido a una mejor oxigenación de los tejidos y del bebé.

Durante el parto

  • Beneficios durante el parto. Partos de menor duración, menos cesáreas.
  • Concienciación corporal de las posturas durante el parto.
  • Aumento de la resistencia y de la relajación.

Después del parto

  • Rápida recuperación del postparto, fortaleciendo la zona abdominal.
  • Reducción de los síntomas de incontinencia, mejoría de la circulación y estreñimiento.

¿Cuándo practicar Pilates en el embarazo?

Pilates durante el embarazo

Se recomienda empezar a practicar el Método cuando las molestias de los primeros meses de embarazo comiencen a desaparecer, normalmente a partir del segundo trimestre, y siempre con la autorización médica.

Si se realizan los ejercicios físicos, al menos en los últimos meses del embarazo, probablemente la mujer embarazada no tendrá riesgos de padecer hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias, edemas, varices, etc.

La práctica del Método Pilates está absolutamente contraindicada en algunas circunstancias como: hipertensión o enfermedad cardíaca, rotura prematura de membranas, trabajo de parto prematuro, incompetencia del cuello uterino o abortos habituales, sangrado, placenta previa, diabetes materna, enfermedad pulmonar.

En los casos de hipo o hipertiroidismo, hipertermia, anemias, fatiga extrema, contracciones uterinas o de obesidad excesiva, es recomendable la práctica del Método, desde cuando esté previamente autorizada por el médico.

Descripción de la clase

Pilates durante el embarazo

Una sesión de Pilates dura aproximadamente unos 50 – 60 minutos, ejemplificando los ejercicios a lo largo de toda la clase.

La sesión transcurre a través de un flujo de movimientos dinámicos con repeticiones destinados a trabajar los diferentes grupos musculares.

La música ayuda a realizar una clase más entretenida y dinámica siempre con el uso de colchoneta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR