fbpx
Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

¿Qué es una Enfermera Instrumentista?

La enfermera instrumentista, es parte del equipo de profesionales a cargo de los pacientes dentro del quirófano, su labor inicia dese antes de ser practicada la cirugía y termina al trasladar el paciente a sala de recuperación.

¿Cuáles son las atribuciones de la enfermera instrumentista?

Es la responsable de la integridad, seguridad y garantía de la esterilización no solo del área del quirófano, sino del campo quirúrgico (espacio diseñado para que el paciente sea intervenido con técnicas en general, invasivas.)

Debe preparar todo el equipo e instrumental necesario, acorde al tipo de cirugía.  Asiste al cirujano y sus ayudantes, proporcionándoles todo lo que requieran dentro del procedimiento. Dependiendo del área del cuerpo donde este sea practicado, son necesarios diferentes instrumentos, dispositivos y equipos, identificarlos por categoría, es parte del conocimiento y experiencia que, con el tiempo y la orientación de los cirujanos, la enfermera instrumentista va adquiriendo, adaptándose también a las diferentes técnicas quirúrgicas de cada uno de los especialistas, así como de los materiales descartables y el uso de cada uno.

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

Hay dos tipos de cirugías en las que una enfermera instrumentista asiste a los cirujanos: cirugías menores y cirugías mayores.

¿Qué es una cirugía menor?

Cirugía menor es un procedimiento con anestesia local, donde van a incidir (cortar con el bisturí), extraer alguna biopsia, lesiones en piel o condiciones que son controlables estando el paciente consciente. Una sutura, por ejemplo, puede ser considerada también como cirugía menor. 

Solo en caso sea un paciente muy ansioso, se le medica de forma que se relaje y permita llevar a cabo la intervención, pero son los casos menos comunes.

¿Qué es una cirugía mayor?

Las cirugías mayores, son aquellas que se realizan de forma electiva o por emergencia, con anestesia general, bloqueos periféricos, etc.  Son intervenciones que involucran órganos, músculos, hueso, reparaciones de órganos o partes del cuerpo y  requieren de hospitalización para el paciente.

La esterilización de los equipos e instrumental quirúrgico, así como la selección de estos, son atribuciones de la enfermera instrumentista.

Debe tener conocimiento de los diferentes procesos de desinfección y esterilización que se utilizan en el hospital. Cumplir con los diferentes procesos y protocolos de buenas prácticas a seguir.   Las indicaciones de esterilización usualmente son brindadas por el fabricante, hay diferentes tipos de esterilización, por lo que es muy común que brinden capacitaciones y entrenamientos. Esto hace que tanto su uso como durabilidad, estén respaldados por el buen manejo de estos y logren su objetivo, que es, el que durante la cirugía la intervención sea impecable, que garantice la seguridad y tranquilidad del médico en su manejo, así como la de los resultados en el paciente.

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

Los suministros médico-quirúrgicos también son parte de su responsabilidad.

Estos en su mayoría son descartables, la enfermera instrumentista debe conocer y preparar con atención los específicos para cada especialidad en cada cirugía. El equipo de protección personal (EPP) es básico, por lo que en este caso principalmente lo que debe preverse es que haya suficientes existencias dentro de sala de operaciones, para que todo esté debidamente resguardado y al alcance del médico en cuanto lo requiera.

El lugar de almacenaje, la temperatura a la que deben estar y todas las condiciones del entorno en donde permanecen, son parte de su resguardo y, al igual que con los equipos e instrumental, hay diferentes indicaciones para cada uno.

El cuidado que se debe tener es principalmente con su almacenamiento, su traslado a quirófano en condiciones estériles por la persona que los manipula y, sobre todo, verificar la fecha de expiración.

¿Quién apoya a la enfermera instrumentista?

El apoyo para la enfermera instrumentista es brindado por parte de la enfermera circulante, así como existe un cirujano principal y su ayudante, podemos decir que la enfermera circulante es la segunda a bordo en una cirugía. Esta tiene los mismos conocimientos que la enfermera instrumentista, alternando sus funciones en las cirugías no juega el rol principal, pero está preparada y capacitada para que, de ser necesario, pueda sustituir a la enfermera instrumentista si las circunstancias lo requieren.

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

Ambas tienen la responsabilidad de llevar a cabo el protocolo de recuento de diversos materiales, que se utilizan en la intervención quirúrgica. Es un principio primordial que todo instrumento, gasa, compresas, torundas y agujas, sean contabilizados. El recuento debe ser en voz alta audible, para todos los miembros del equipo quirúrgico, para prevenir su retención y se constituya cómo cuerpo extraño poniendo en riesgo la vida y seguridad del paciente.

El equipo humano que participa en una cirugía, en la mayoría de los casos está compuesto por seis personas:

  1. Cirujano principal
  2. Cirujano ayudante
  3. Enfermera instrumentista
  4. Enfermera circulante 
  5. Anestesiólogo
  6. Residente

Esto puede variar, dependiendo del tipo de cirugía, especialidad, complejidad de la misma y la condición de salud del paciente.

Recuento de Materiales de médico quirúrgicos.

Es importante que el departamento de sala de operaciones cuente con diferentes protocolos, estos ayudan al personal de enfermería a facilitar su practica en cada cirugía.  El protocolo de recuento de materiales es importantísimo.

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

El incumplimiento pone en peligro la vida del paciente. Los cuerpos extraños olvidados en el paciente constituyen problemas legales y económicos para la institución, al médico y el personal de enfermería.

¿Cómo se elige ser enfermera instrumentista?

Actualmente existen programas de formación de enfermería quirúrgica, quien decide estudiar enfermería puede elegir esta área como su especialidad, en el pasado, era por vocación o habilidad, uno encontraba, su vocación cuando realiza sus horas de practica como estudiante, que era lo que se le facilitaba o le gustaba más, rotando por los diferentes servicios de un hospital haciendo de esto una carrera.

Enfermera Instrumentista, una vida de servicio y entrega

No a todas las enfermeras le llama la atención el quirófano, considero es un servicio muy demandante, requiere de mucho empeño, compromiso, dedicación y preparación, según la función a realizar.

Anecdóticamente cuando se sancionaba al personal de enfermería, se le enviaba al quirófano o al área de central de equipos era considerándolo un castigo. Lo cual era totalmente erróneo. 

El quirófano requiere de personal comprometido y concentrado en las diferentes funciones a desarrollar por el encierro y, poque dominar las diferentes técnicas y procesos, requiere leer y estudiar constantemente para mantenerse actualizado en los constantes cambios evolutivos de las diferentes ramas de la cirugía.

La función más importante de la enfermera quirúrgica es la preparación emocional y física del paciente quirúrgico, y su familia. Su condición tan vulnerable, le permite al paciente intuir, lo que una experimenta al atenderlo, se debe transmitir respeto a su privacidad, empatía, afecto y estabilidad emocional. Ellos perciben todo y lo interpretan de acuerdo con su propia condición y vulnerabilidad del momento.

Es importante entender el lenguaje médico quirúrgico, que pertenece a un sector de profesionales o de quienes ejercen un oficio determinado, que les permite comunicarse entre sí eficientemente a través de términos técnicos o especializados, o de giros del idioma que son exclusivos de dicha comunidad.  Esto le facilita notablemente su trabajo y su práctica a la enfermera. 

¿Como define la labor de una enfermera instrumentista?

Como un don, que Dios indudablemente nos brinda y es uno quien debe encontrar en qué poder utilizarlo, para que se convierta en vocación. Para mí se convirtió en una oportunidad diaria de devolverle a Dios todo lo que me ha dado, sin importar si era a través de una cirugía o acompañando y orientando a un paciente. Lo más importante, siempre ha sido saber que estaba ayudando a alguien aun sin conocerlo, haciéndolo como me hubiera gustado lo hicieran conmigo. Fui muy exigente conmigo misma, haciendo mi trabajo, cumpliendo con mis atribuciones, tratando siempre de tener un nivel de excelencia, cuando cometía errores tuve la humildad de aceptarlo y enmendarlo tratando de que no se repitieran. 

Si volviera a nacer volvería a ser enfermera instrumentista, con algunas variantes: no permitiría que el trabajo me absorbiera olvidándome de convivir con mi familia y sobre todo, trataría de encontrar el espacio para dedicarle más y mejor tiempo a mi hija, no puedo estar más que agradecida, pues gracias a ese trabajo arduo y tan humano, hoy tengo frente a mí a una hija, gran mujer, a una excelente profesional y gran persona, que cada vez entiende mejor mi dedicación entrega y pasión por mi servicio. 

Considero que valió la pena.

Ir arriba