fbpx
Beber, comer y tener un refugio

Beber, comer y tener un refugio

Beber, comer y tener un refugio, siguen siendo las necesidades básicas de sobrevivencia para el ser humano, hay muchas más, sin embargo, estas sin distinciones alrededor del mundo, son en mi opinión las más importantes.

Desde que soy pequeño, me ha gustado mucho ver programas de supervivencia en Animal Planet o Discovery Channel. Recuerdo que los que más me gustaban eran aquellos en donde Bear Grylls era el protagonista y lo acompañábamos en sus aventuras, porque, además de vivir la adrenalina que él vivía, también nos daba consejos y nos enseñaba cómo sobrevivir a un ambiente salvaje.

La mayoría de las veces, sus prioridades para sobrevivir eran tres: conseguir agua, obtener alimento y encontrar un refugio. Se dice que un humano no puede vivir más de tres días sin agua, por lo cual esa era la más importante. Luego necesitaba mantenerse con energía, por lo que, conseguir alimento de algún lado era también primordial. Y finalmente, para protegerse del frío extremo, el calor intenso o los depredadores de la noche, necesitaba encontrar o construir un refugio.

Me parece interesante que, sin importar si estamos en un ambiente salvaje o en una ciudad, las necesidades básicas del humano para sobrevivir son las mismas. Necesitamos estar hidratados y alimentados para tener las energías necesarias y poder emprender las actividades que son parte de nuestra calidad de vida.

También para poder tener esa energía, necesitamos de un lugar en donde podamos descansar, que, además, es nuestro refugio, ese lugar seguro al que queremos llegar al final de la jornada.

En Guatemala, hoy en día seguimos teniendo problemas para satisfacerlas. Según un estudio efectuado por la cámara de comercio de Guatemala, encontraron que más de 850,000 hogares no cuentan con los servicios básicos como alambrado, drenajes, conexiones de agua, etc. Adicionalmente, según estudios realizados por varias entidades, se estima que el déficit habitacional de Guatemala es mayor a 1.5 millones de viviendas. Claro está, que las condiciones en general no son las mejores, pero pienso que no es tarde para que Guatemala pueda superarse. Un dato interesante es que, según la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos), Guatemala tiene la población más joven de América Latina, en donde casi la mitad tiene menos de 19 años. Esto significa que gran parte de los guatemaltecos apenas están empezando sus vidas productivas y si empiezan a desarrollar hábitos física y financieramente saludables, podrán alcanzar sus metas y generar riqueza para ellos y sus familias.

Una de las decisiones financieras más importantes es relacionada a la vivienda, ¿En dónde voy a vivir?, esta es una decisión determinante, porque, adicional a ser una de las necesidades básicas antes mencionadas, también conlleva un gran compromiso económico.

Hablemos un poco acerca de las ventajas y desventajas de ser dueño de su propia vivienda.

No importa si es una casa o un apartamento, si está en San Cristóbal o en Carretera a El Salvador. Siempre van a existir pros y contras al adquirir el compromiso económico de comprar un bien inmueble para vivir.

Esta inversión definitivamente es parte de las Finanzas Personales, en mi opinión no existe una fórmula universal que aplique para todos. Las finanzas personales incluyen factores subjetivos como: diferentes aspiraciones, diferentes puntos de vista, diferentes personalidades, por mencionar algunas, y estos pueden hacer que lo que a una persona le parezca beneficioso, a otra le parezca lo contrario.

Habiendo aclarado la subjetividad de las finanzas personales, voy a mencionar algunos puntos que considero son importantes antes de tomar la decisión de invertir en vivienda:

Ubicación

Uno de los puntos más importante es la ubicación del inmueble. Tenemos que pensar en qué áreas de la ciudad es en donde nos desenvolvemos. ¿En dónde trabajamos?  Si se tiene hijos, ¿hay colegios cerca? Si nos gusta hacer ejercicio, ¿Hay gimnasios cerca? ¿O áreas apropiadas para practicar algún deporte o ejercitarse? Para cuando tengas que comprar los suministros y alimentos para la casa, ¿hay supermercados en el sector? Para poner en perspectiva el tema de la ubicación, asumamos que, para ir al trabajo, necesitas 30 minutos de ida y 30 minutos de vuelta: un total de 1 hora diaria para ir al trabajo de lunes a viernes.

Parecería que 30 minutos para llegar al trabajo es poco (especialmente en Guatemala), pero cuando ese tiempo lo proyectamos para 1 año, la perspectiva cambia completamente. Asumamos que, en un año, ese traslado de 30 minutos para llegar al trabajo lo tenemos que hacer 230 veces (aquí estoy asumiendo que en el año se trabajan 230 días). Esto significa que, en el año, dedicaríamos 115 horas (casi 5 días) solamente para llegar al trabajo. Pero como el traslado es también de regreso, al año estaríamos dedicando 230 horas (casi 10 días), para trasladarnos hacia el trabajo y de regreso a nuestras casas. Con 230 horas, podrías aprender otro idioma, leer libros de crecimiento personal, descansar, salir a pasear con tu mascota, dedicarle tiempo a tu familia… ¿Quieres que siga?

Si quieres calcular cuánto tiempo estás dedicando al año para trasladarte a tu trabajo y de regreso a tu casa, aquí te dejo la fórmula:

((Tiempo estimado de ida + tiempo estimado de vuelta) * días de traslado) / 60

Y si lo quieres pasar a días, simplemente divide el resultado de la operación anterior entre 24.

Tu bolsillo

Otro punto importante es dejar tu ego, por un lado, y entender con qué presupuesto cuentas para poder cumplir con las cuotas mensuales del inmueble que estás comprando. Las cuotas dependen de cada proyecto y de las características del inmueble, generalmente dependen de tres factores: el plazo del crédito, la tasa de interés y el enganche.

Para comprar un terreno, generalmente los bancos dan créditos hasta 15 años, pues no hay nada construido en el inmueble. Para comprar un apartamento o una casa ya construida, los bancos pueden dar créditos de 25 años pues ya hay algo construido y con valor tangible sobre la tierra.  La cantidad de años que queden estipulados para pagar tu hipoteca, significaría en teoría, una cuota mensual más baja.

Asimismo, la tasa de interés que consigas va a afectar la cuota mensual que pagues. Por lo general, los bancos piden que la cuota mensual tenga una tasa de cobertura de aproximadamente 3. Es decir, si la cuota mensual que estás dispuesto a pagar es de Q5,000.00 tendrías que estar ganando al menos de Q15,000.00 Esto lo hacen los bancos para asegurarse que la persona responsable del crédito, esté en capacidad de pagarlo.

Finalmente, mientras más enganche pagues al momento de adquirir el inmueble, menor va a ser la cuota mensual. Aquí es en donde tener buenos hábitos y una buena administración de tus finanzas personales te van a ayudar, pues mientras más ahorres, más capital vas a tener para invertir en tu vivienda si eso es lo que quieres.

Toma en cuenta que cuando eres joven, estás lleno de energía y puedes hacer un esfuerzo más allá, siempre que te signifique que cuando envejezcas, tu giro de vida sea con tranquilidad y comodidad, bajo un rubro menos en tu presupuesto, que te garantice un techo digno, cómodo y sin deudas. No pienses en heredar, piensa en calidad de vida y una vejez digna, sin ser ni tener problemas.

Vivo Zona 4, un proyecto con la ubicación más accesible en la ciudad y el primer parqueo inteligente en un edificio Confort, seguridad y tecnología en un concepto modular de vivienda.

Más información en: www.vivoapartamentos.com

Ir arriba