Nutrición durante el tratamiento del cáncer

Es importante comprender que los constituyentes en la nutrición durante el tratamiento de cáncer, pueden fomentar o detener el desarrollo de la enfermedad crónica, como cáncer, obesidad, enfermedades inflamatorias, diabetes y cardiopatías.

En la actualidad, 33% de los cánceres se relacionan con el régimen alimentario y se desarrollan en periodos largos.

Cada vez hay mas evidencia de que el exceso de peso corporal incrementa el riesgo de cáncer en varios sitios, lo que incluye riñón, endometrio, colon, próstata, vesícula biliar y mama en mujeres posmenopáusicas.

En este articulo hablaremos acerca de las generalidades en cuanto a la prevención y tratamiento del cáncer desde el punto de vista nutricional.

Prevención y reducción de riesgo

Datos de estudios con respecto a la dieta y nutrición han demostrado que el consumo de frutas y vegetales son un factor decisivo en la reducción del riesgo. Esto se atribuye a que los antioxidantes que se encuentran en estos alimentos protegen del daño ocasionado por los radicales libres.

Para entrar más en detalle, dentro de los nutrientes protectores se pueden mencionar:

  • Cantidades adecuadas de vitamina A
  • Ácidos grasos omega 3
  • Vitamina D3, B6 y C
  • Folato, tiamina, niacina y riboflavina
  • Selenio y Cinc
  • Flavonoides

Todos los anteriormente mencionados son algunos de los fitoquímicos más importantes, ya que poseen una amplia gama de propiedades beneficiosas tanto para la prevención, como para brindar una ayuda al tratamiento del cáncer.

Dentro de estas propiedades se encuentran: Actividad antiinflamatoria y antitumoral, inhibición de la coagulación sanguinea y actividad antioxidante potente. Otras sugerencias de prevención:

  • Control de peso: Evitar la obesidad (Esto a través de educación nutricional, plan de alimentación y de realizar ejercicio al menos 30 minutos, 3 veces a la semana).
  • Disminuir el consumo de grasa saturada.
  • Reducir los alimentos fritos, a la parilla y ahumados.
  • Incrementar el uso de todos los fitoquímicos, frutas y vegetales (5 a 10 por día), fibras, leche descremada, productos de soya y pescado.
  • Disminuir el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Interrumpir el tabaquismo.

Cómo debe ser la nutrición durante el tratamiento del cáncer

Dentro de las implicaciones nutricionales en los distintos tratamientos para el cáncer se encuentran:

• Nauseas, vómitos, anorexia, diarrea, entre otros, en la quimioterapia;
• Disfagia, perdida de peso, dificultad para masticar, entre otros, en la radiación;
• Malabsorción, anemia, retraso en el vaciamiento gástrico, en la cirugía gástrica;
• Perdida de electrolitos y agua, diarrea, estreñimiento, distensión abdominal, en la cirugía de colon.
• Como esta existen otros tipos de cirugías que tienen implicaciones nutricionales.

Todo lo anteriormente mencionado puede llevar a una desnutrición, por lo que es sumamente importante llevar un tratamiento nutricional de la mano con el tratamiento médico. Mejorar el estado nutricional del paciente podría permitir que las células neoplásicas se tornen más susceptibles al tratamiento médico.

Esto podría hacer que los pacientes sean más adecuados para tratamientos para los cuales no eran aceptados con anterioridad. Un mejor estado nutricional también reduce los efectos secundarios, fomenta la rehabilitación y mejora la calidad de vida, al tiempo que quizá incremente las tasas de supervivencia. La desnutrición puede potenciar los efectos tóxicos de los fármacos antineoplásicos.

En algunas ocasiones, tanto los síntomas de la enfermedad, como también el tratamiento para el cáncer, pueden afectar el apetito. Por lo que es importante, aún más en estas situaciones, mantener el nivel adecuado de calorías, proteínas, líquidos, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Los 4 aspectos mas importantes a tomar en cuenta para obtener una buena nutrición durante el tratamiento del cáncer son:

  1. Incrementar las calorías en la dieta, ya que durante la enfermedad, tratamiento y recuperación, el requerimiento de las mismas se ve aumentado.
  2. Aumentar el nivel de proteínas. Dentro de estas deben preferirse quesos frescos, mezclas vegetales, huevos (No más de 1 al día), pescados, pollos magros, entre otros.
  3. Ingerir suficientes líquidos siempre es clave para ayudar al organismo durante el tratamiento. Pero hay algunos casos en los que se restringe en cierta medida el consumo de estos, por lo que es recomendable consultar siempre.
  4. Considerar el uso de un Multivitaminico (Dentro de ellos se encuentran algunos antioxidantes): Esto en ocasiones en donde la falta de apetito ha provocado que no se esté alimentando adecuadamente. Pero siempre depende el caso y varía de paciente a paciente, por lo que siempre debe consultar antes con su nutricionista.

Recomendaciones

• Consumir pequeñas cantidades de alimentos, pero con mayor frecuencia.
• Si es de las personas a las que nunca le da apetito, es de bastante ayuda realizar un horario de comidas.
• Una buen tip es el comer mayor cantidad de comida cuando le de hambre.
• Se debe limitar la ingesta de líquidos durante las comidas, pues estos lo pueden llenar y limitar su ingesta de alimentos.

Por último, es importante recordar 3 cosas:

Primero

Es que el consumir un aporte adecuado de antioxidantes, los cuales los podemos encontrar en frutas, verduras y granos, al igual que el control del peso, llevar una dieta saludable y el realizar ejercicio puede reducir en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer.

Segundo

Si ya se presenta cáncer (Desde el punto de vista nutricional), es importante mantener un estado nutricional saludable, ayudar en la reducción de síntomas tanto de la enfermedad, como del tratamiento, y proporcionar a través de la dieta un alto contenido de calorías, proteínas, líquidos (Si es el caso) y antioxidantes.

Tercero

Y ultimo punto, hay que tener en cuenta que cada tipo de cáncer presenta distintas necesidades y tratamiento médico y nutricional, por lo que siempre es importante individualizar.

Salir de la versión móvil