Prevención y detección temprana de cáncer de mama

por Dra. Elsa Dubón García
0

El cáncer de mama es la segunda causa de cáncer en la mujer guatemalteca, causando altas tasas de mortalidad, es una afección predominantemente del género femenino, presentándose en solamente 1% de hombres.

El cáncer de mama es una enfermedad multifactorial, no hay un factor específico o único que se relacione directamente con cáncer de mama, tratándose de una enfermedad que la pueden provocar muchos factores, es muy difícil hablar de una sola manera de prevenirlo.

Los factores de riego pueden ser muchos, el estrés, alimentos con mucha grasa, tabaquismo, bebidas alcohólicas, la edad, antecedentes familiares, alteraciones genéticas, biopsias previas de mama, exposición previa a radioterapia en el pecho y factores relacionados a la exposición hormonal.

Prevención y detección temprana de cáncer de mama

Dentro de los factores de riesgo con relación a la exposición hormonal podemos mencionar:

  • Menarquia o primera menstruación temprana, antes de los 11 años.
  • No tener hijos, o tenerlos después de los 34 años.
  • Menopausia tardía, después de los 52 años.
  • Uso de terapia de reemplazo hormonal muy prolongada, por más de 5 años.

Además de tomar en cuenta estos aspectos, las medidas de prevención deben incluir: controles o chequeos médicos rutinarios desde que inicia su vida reproductiva; cambiar el estilo de vida; alimentarse sanamente; ejercicio regular, no abusar de bebidas alcohólicas y evitar el tabaquismo.

El consumo de agua pura es ideal, pues un organismo hidratado se va a oxigenar mejor y va a tener menor cantidad de oxidantes, provocando de esta manera tejidos más saludables.

El médico debe ayudarnos a determinar, si somos pacientes de riesgo y así decidir el tipo de vigilancia que se debe tener, no todas las pacientes son de alto riesgo y tener una vigilancia estricta, a menos que haya factores de alto riesgo que lo amerite. Los antecedentes familiares y genéticos conocidos o documentados son determinantes: antecedentes personales de lesiones proliferativas benignas de mama, y antecedentes personales de cáncer de mama. Estas pacientes pueden considerarse de alto riesgo y pueden beneficiarse de quimio prevención, que es una terapia a través de un medicamento que bloquea las hormonas, disminuyendo el riesgo de contraer cáncer de mama hasta en un 50%, este tratamiento no es apto para todas las pacientes, por lo que la orientación profesional es siempre elemental.

La detección temprana del cáncer de mama ayuda a disminuir las tasas de mortalidad por esa enfermedad, realizar un tamizaje adecuado, con una buena cobertura es ideal. En cáncer de mama la mamografía es el estándar, iniciándose a la edad de 40 años y luego anualmente. En pacientes menores de 40 años, el ultrasonido es el estudio ideal. Entre más temprano se hace el diagnóstico, hay más probabilidad de cura.

La práctica del auto examen,

Prevención y detección temprana de cáncer de mama

al menos una vez al mes, es algo que debe convertirse en un hábito, idealmente se debe realizar la autoexploración cuando termina la menstruación, que es cuando la influencia hormonal es menor en los senos, y son menos probables las confusiones. La autoexploración puede hacerse frente a un espejo o acostada, ayuda mucho hacerlo al momento de la ducha, ya que el jabón facilita el deslizar la mano y cualquier anormalidad o protuberancia es más fácil de palpar.

La manera correcta de la autoexploración es de forma radial, o circular al pezón y palpar también la región axilar con el brazo elevado.

Es importante observar el contorno y color de la piel de los senos, así como las alteraciones del pezón.

El cáncer de mama no distingue edades, pero su incidencia es mayor en las décadas de los cincuenta y sesenta, en pacientes menores de 40 años la incidencia es menos del 25%, sin embargo, son tumores más agresivos, porque en pacientes jóvenes y en edad reproductiva, no se está a la espera de encontrarlos, cuando se detectan ya están localmente avanzados.

El tamizaje es una prueba a realizarse en personas asintomáticas, para detectar determinada enfermedad, y los requisitos que debe llenar son:

  • simple,
  • económico,
  • sensible y especifico,
  • que reduzca las tasas de mortalidad, causada por la enfermedad que se está investigando.
Prevención y detección temprana de cáncer de mama

Es importante informar, educar y crear la cultura de prevención a través de una mamografía en las pacientes a partir de los cuarenta años y, debajo de esta edad, con un ultrasonido de mama, ambos al menos una vez al año, y el auto examen rutinario. El riesgo de cáncer de mama existe a lo largo de la vida, pero con el aumento de la edad el riesgo es mayor.

En Estados Unidos, la incidencia continúa en aumento, pero las tasas de mortalidad han disminuido debido a la detección temprana y porque se cuenta con terapias más efectivas. En Guatemala sigue en aumento la incidencia de cáncer de mama, y es la segunda neoplasia maligna más frecuente en la mujer, después del cáncer cervicouterino, la mortalidad sigue siendo alta debido al diagnóstico tardío de la enfermedad.

Los traumatismos en el seno, determinado tipo de actividad física, las siliconas, las ballenas de alambre en los brasieres o el uso de desodorantes, no se relacionan con riesgo de cáncer de mama.

En octubre en que todos los centros de atención de salud hacen énfasis en la detección temprana del Cáncer de mama, más que un mes para conmemorar, deberíamos seleccionarlo como el mes en el que nos vamos a responsabilizar de nuestra salud, asignando tiempo y recursos para hacernos nuestros controles y prevenir no solamente el cáncer de mama, sino toda enfermedad que pueda cobrar nuestra vida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR