MITOS DE LA LACTANCIA MATERNA

por Relevancia Médica

Autor: Licda. Ana Lucia Velásquez M.
La lactancia materna es el único alimento para el bebé durante sus primeros 6 meses de vida, y para que esto pueda tener éxito, es importante estar informados.

Con el pasar de los años y de generación en generación se han ido creando diferentes mitos sobre la lactancia materna. Algunos de ellos son verdaderos y muchos otros son Falsos. muchos de los mitos están basados en las experiencias de una o algunas madres, pero lo que a una o a algunas les sucedió, no significa que a todas les suceda igual.

Debido a que la lactancia materna es el único alimento para el bebe durante sus primeros 6 meses de vida, y para que esto pueda tener éxito, es importante estar informados, para evitar suspender la lactancia o seguir recomendaciones o prácticas incorrectas. A continuación se aclaran algunos de los mitos más confusos sobre la lactancia materna:

MITO 1
Una madre que da lactancia materna debe ingerir GRAN cantidad de líquidos para aumentar la producción de la leche.

Esta es la recomendación más extendida en todo el mundo. Aunque es cierto que las mujeres que amamantan tienen más sed, no se ha demostrado que Forzar el consumo de líquidos más allá de lo que demanda el organismo, sirva para Fabricar más leche. Los Líquidos que recomiendan incrementar son variados, generalmente, atoles, chocolate, infusiones, etc. Alimentos que son altamente enérgicos y en lugar de ser un beneficio para la producción de leche, únicamente hacen que la madre suba de peso, lo cual no es bueno para su salud.

MITO 2
Las mujeres de busto pequeño no suelen ser capaces de producir toda la leche que sus hijos necesitan.

Las diferencias en el tamaño de los pechos dependen sobre todo de la cantidad de grasa. La diferencia en la cantidad de tejido glandular es menos importante. Por eso tener un busto grande no es sinónimo de de fabricar más leche. La cantidad de leche depende sobre todo de la eficacia con la que el bebé succione el pecho.

MITO 3
Es mejor esperar sentir el pecho lleno para amamantar

Aunque esto lo piensan muchas madres, lo conveniente es lo contrario, Cuanto mas a menudo se vacíe el pecho, más leche fabricará. Espaciar las tomas hasta que el pecho se nota lleno, es un buen método para disminuir la producción de leche durante el destete.

MITO 4
Las impresiones fuertes o los sustos pueden cortar la producción de la leche.

Una contrariedad o una emoción intensa pueden prohibir transitoriamente el reflejo de expulsión de la leche. Impidiendo un bien vaciado de ese momento. El niño puede no aviar su apetito, llorar y con esto aumentar la ansiedad de la madre. En este caso la solución es que la madre continue amamantando con frecuencia, se tranquilice y estabilice emocionalmente para que nuevamente continue bajando leche en dos o tres días suele normalizarse la producción de leche.

MITO 5
Mientras se amamante hay que evitar el frio en la espalda porque disminuye la producción de leche.

A pesas que se trata de una advertencia muy extendida y antigua, la única justificación es evitar que la madre acatarre, lo que podría disminuir ligeramente la producción de leche de forma pasajera. Algunas madres refieren hacer sufrido durante la lactancia un episodio de gran escalofrío generalizado, de unos minutos de duración, sin que, aparentemente, haya ninguna causa desencadenante que afecte la producción de leche.

MITO 6
Una madre que amamante debe comer más para producir suficiente leche.

Aun las mujeres con dietas de adelgazamiento por sobrepeso, producen suficiente leche. El organismo acumula reservas en el cuerpo de la madre Durante todo el embarazo para satisfacer las necesidades de la lactancia. Es preferible una dieta sana variada y equilibrado a comer en exceso; es mas importante, en este caso, fijarse en la calidad de los alimentos, idealmente estos deben ser nutritivos.

Dependiendo el estado nutricional de la madre y de la cantidad de alimentos que acostumbra a consumir, a veces es necesario agregar una refacción saludable para aportar a la madre todo lo que necesita; sin embargo, el apetito de la madre se encarga de regular sus necesidades, y comer más sólo sirve para acumular lo que sobra en Forma de grasa, pudiendo verse afectado su estado de salud. Para saber si la alimentación es suficiente y adecuada, se recomienda consultar con un nutricionista.

MITO 7
Bañarse con agua fría corta la leche

Las madres que ya tenían esa costumbre, no tienen por qué cambiarla. La aplicación alterna de calor y Frío en el pecho es una costumbre extendida durante los días de la inflamación inicial que proporciona alivio a la mayoría de las madres. Sin embargo, arrojar agua Fría sobre la madre lactante, bloquea el reflejo oxitócico [reflejo que permite que baje la leche] y detiene la salida de la leche de forma pasajera.

MITO 8
Sentir los pechos blandos es una señal de baja producción de leche materna.

En los primeros días el pecho está muy duro y doloroso debido al inicio masivo en la producción de casi todos los componentes de la leche y el aumento en la vascularización. En los días siguientes, al disminuir la congestión, el pecho queda más blando, pero la cantidad de leche que se Fabrica es mayor. La sensación de plenitud de los primeros días que puede llegar a ser muy dolorosa, no vuelve a sentirse en toda la lactancia. En los meses siguientes, las madres notan los pechos más cargados si pasa bastante tiempo entre las tomas. Si la lactancia es Frecuente, pueden no notar la sensación de pecho lleno, sin que eso quiera decir que al cabo del día Fabriquen menos leche. Las madres con mamas muy grandes notan menos los cambios, que las que tienen mamas más pequeñas.

MITO 9
Algunas madres Fabrican leche de baja calidad que impide que el niño engorde bien

Las diferencias en la calidad de la leche entre diferentes mujeres son escasas y aún en mujeres con alimentación deficiente, la calidad de la leche suele ser buena. Los niños compensan estas diferencias con pequeñas variaciones en el volumen extraído. Entre los lactantes que toman pecho, la ganancia de peso puede ser más irregular, y en ocasiones menor de la esperada, pero generalmente está dentro de los patrones de normalidad para niños amamantados y nunca se debe a mala calidad de la leche materna.

MITO 10
Hay alimentos que arruinan la leche· como ciertas Frutas o vegetales.

No hay ninguna justificación que apoye esta suposición. se recomienda una dieta lo más variada posible dentro de los gustos de la madre. Sin embargo el hecho de que un alimento específico haya provocado un cambio en el sabor de la leche de una madre y que a su bebe no le haya gustado, no significa que así sea con todas las madres. Si una madre comprueba una relación repetida entre la ingestión de un alimento y la aparición de cólicos, ella misma debe suprimir ese alimento de la dieta. Los gustos de cada bebé y la reacción que estos tengan, varían de un caso a otro, no debemos generalizar.

Es recomendable que siempre que se tengan dudas sobre la lactancia materna, se consulte con un profesional de la salud certificado en el tema, para que pueda brindarle las recomendaciones y orientarle correctamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy