fbpx

Equilibrio ecológico y salud humana

por Juan Antonio Zelada
equilibrio ecológico y salud humana
1

El ser humano lleva en el mundo alrededor de 40 mil años y en ese transcurrir de tiempo ha modificado su entorno como ningún otro organismo en la historia de la tierra. Esto no solo ha tenido implicaciones para los 1.5 millones de otras especies que existen en el planeta, sino también para él mismo.

Desde el inicio de su existencia, el ser humano ha convivido con su medio y ha dependido de este para poder obtener los recursos que necesita en su diario vivir. Bajo este hecho, resulta impensable que pueda sobrevivir sin interactuar con el medio que lo rodea, sin embargo, muchas veces nos olvidamos de lo dependientes que somos de la naturaleza y los patrones que la rigen.

Equilibrio ecológico y salud humana

En ocasiones, no resulta tan evidente la importancia que tiene la presencia de un ambiente sano y el mantenimiento del equilibrio ecológico en la calidad de vida de las personas.

Sin embargo, se hace notar si meditamos en el efecto que provoca el estar en un área boscosa luego de una complicada semana en la vida citadina. Claramente podemos darnos cuenta como este ambiente puede moldear el temperamento de las personas y por ende tener un efecto directo sobre

nuestra condición psicológica y fisiológica. Podríamos platicar durante mucho tiempo acerca de los beneficios psicosociales de convivir en un ambiente ecológicamente sano, sin embargo, las interacciones entre la naturaleza y la salud humana son tan abundantes, que es necesario mencionar algunos otros aspectos, que además son preocupantes.

Equilibrio ecológico y salud humana
Foto por: Juan Antonio Zelada – ARNPG

Ampliamente, se ha estudiado la relación directa que tiene la deforestación y, en general, el daño al medio ambiente con la prevalencia de enfermedades transmitidas por vectores. Los vectores de enfermedades, que en la mayoría de los casos son insectos como mosquitos o chinches, son organismos que residen naturalmente en algún sistema ecológico. Este sistema ecológico, con sus complejas interacciones, logra que los vectores potenciales mantengan estables sus números poblacionales y a la vez evita que el vector tenga contacto con otros elementos del ciclo de vida del parásito que podría transmitir. Al ser afectado este equilibrio ecológico con disturbios como

la deforestación, incendios forestales, etc. el control natural del vector se ve afectado, provocando que el mismo pueda tener un acercamiento con el ser humano o con algún animal doméstico.

Un ejemplo claro, es una nueva zoonosis (enfermedad que se transmite de animales a seres humanos) causada por el virus Nipah el cual se encontraba originalmente en un murciélago frutero. Se ha identificado que la perturbación del hábitat natural de este murciélago provocó que tuviera un mayor contacto con áreas de criadero de animales, sobre todo con cerdos, el cual figuró como un intermediario para luego infectar al ser humano. La enfermedad se presenta como un síndrome encefálico que se caracteriza por fiebre, dolor de cabeza, coma y en muchos casos la muerte. La infección se ha zonificado en Malasia, Singapur, India y Bangladesh.

Aun cuando pareciera que este tipo de enfermedades son características de áreas como: India o África, no hay que olvidar que las condiciones ambientales de nuestro país no son muy diferentes a estas áreas y estamos también sujetos a enfermedades tropicales emergentes. La fiebre del dengue es un ejemplo claro teniendo su origen una relación directa con el mal manejo de bosques hace ya varios cientos de años. Hay claras evidencias de que el paludismo es debido a que la deforestación y el efecto de un creciente estancamiento de agua causado por la falta de infiltración de la misma, en detrimento de una cobertura vegetal adecuada, promueve significativamente el desarrollo efectivo de larvas de mosquitos que lo contagian.

Equilibrio ecológico y salud humana
Foto: Claudia García de Bonilla

Esto deja clara la importancia preponderante del mantenimiento de los sistemas ecológicos y de los procesos naturales que los rigen como medio causal del mejoramiento de la calidad de vida de las personas. Con la finalidad de explorar estas complejas interacciones socioambientales Revista Relevancia Médica y la Asociación de Reservas Naturales Privadas de Guatemala nos hemos propuesto este proyecto conjunto llamado “Ecológicamente Sano”, en el que presentaremos diversas evidencias en la relación de las áreas boscosas y generar una conciencia ambiental madura con la salud humana y la calidad de vida de las personas.

De esta forma esperamos transmitir información objetiva que pueda influir en la forma de actuar de las personas y generar así, un cambio visible en la interacción entre el ser humano y el ecosistema. La ARNPG es una organización no gubernamental sin fines de lucro, fundada en 1998, que tiene como finalidad impulsar diferentes iniciativas que promuevan la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad, así como el manejo y aprovechamiento sostenible de los mismos. Su centro de atención es la propiedad privada, tanto individual, como comunitaria, en donde se insta a los propietarios a conservar los espacios boscosos y a valorar los servicios ecosistémicos que estos brindan, tanto a su propiedad, como a la sociedad.

Referencias: Colfer C., Sheil D., Kaimowitz D. & Kishi M. (2006). Forests and human health in the tropics: some important conections. Unasylva – Forest and Human Health- Food and Agriculture Organization of the United Nations. 224(57) Organización Mundial de la Salud –OMS- (2015). Infección por el virus Nipah (VNi). Alerta y Respuestas Mundiales (GAR). Recuperado de: www.who.int/csr/disease/nipah/es/ Pecurul M., Cristóbal R. y Moscoso D. (2006). La contribución de los espacios verdes y los bosques a la mejora de la salud y el bienestar. Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA – CSIC) y Centro Tecnológico Forestal de Cataluña (CTFC). SwedBio (2011). Salud humana, servicios del ecosistema y biodiversidad. Datos Básicos de Swedbio No. 1. Wilcox B. & Ellis B. (2006). Forests and emerging infectious diseases of humans. Unasylva – Forest and Human Health- Food and Agriculture Organization of the United Nations. 224(57). SwedBio (2011). Salud humana, servicios del ecosistema y biodiversidad. Datos Básicos de Swedbio No. 1. Wilcox B. & Ellis B. (2006). Forests and emerging infectious diseases of humans. Unasylva – Forest and Human Health- Food and Agriculture Organization of the United Nations. 224(57).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR