Depresión resistente: Robin Williams el Garrick de este siglo

por Dr. Edgar Carrillo

El poeta mexicano Juan de Dios Peza (1852-1910) en su poema “Reír Llorando” vislumbró el lúgubre dilema del artista deprimido: Peza describe a Garrick, actor de la Inglaterra, quien estando en escena hace reír al público, pero sufre en silencio la tortura de una existencia intolerable. Este estado mental finalmente lo lleva a buscar ayuda profesional:

“Una vez, ante un médico famoso, llegose un hombre de mirar sombrío, Sufro, -le dijo-, un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mío, nada me causa encanto ni atractivo, no me importan mi nombre ni mí suerte, en un eterno “spleen” muriendo vivo y es mi única ilusión, la de la muerte” Peza, Mexico,1880

Robin Williams, el multifacético y talentoso actor y comediante estadounidense, murió el 11 de agosto de 2014 a consecuencia de asfixia por ahorcamiento, completando con éxito, un final intento suicida.

En una de sus actuaciones estelares en la película Dead Poets Society, Williams hace el papel de un profesor idealista que va a enseñar a estudiantes de una escuela elitista la pasión por la vida y por la poesía. En el rol de Patch Adams, una de sus películas más gustadas por el público, Williams llega a ser un doctor que utiliza intervenciones médicas no convencionales, para recordarle a sus colegas las virtudes del juramento hipocrático y para ayudar a sus pacientes a encontrar fe y esperanza cuando la muerte acecha.

Pero la vida tiene sus indescifrables designios y el propio Williams, en su papel de la vida real, como paciente atrapado por una enfermedad cerebral debilitante, no logró encontrar otra salida que quitarse la vida para dar fin a un enorme sufrimiento y a la vez terminar una carrera artística asombrosa.

Como dijera Peza en dicho poema: “…Cuantos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reír como el actor suicida, sin encontrar para su mal remedio…”

Robin Williams murió después de luchar por largos años contra una enfermedad depresiva severa, drogadicción y el abuso de alcohol. Esta nefasta combinación, a través de los años menguó gradualmente su fuerza emocional y contribuyó al deterioro de su salud física.

Rico, inteligente, famoso y extremadamente talentoso, Williams parecía tenerlo todo, la pregunta inevitable es: ¿cómo es posible que Robin Williams con todo lo que poseía, tangible e intangible, escogiera descender a los lugares más recónditos de la mente, para buscar solución a sus problemas y al final tomará la decisión de suicidarse?

Robin Williams era único como actor y comediante, pero, como ser humano, era como el resto de nosotros, vulnerable y frágil ante la enfermedad mental.

Él llena casi perfectamente el perfil de alguien con alto riesgo de suicidio. Hombre de raza blanca, pasado de la mediana edad, casi al final de una exitosa carrera, con problemas de salud (Parkinson, 2014 y S/P Cirugía de la válvula aortica 2009) con depresión crónica severa, con historia de abuso de drogas y alcohol, recién egresado de un programa de rehabilitación, y atravesando por un período profesional difícil.

El suicidio de Williams ha iluminado de cierta forma los escondrijos y los recovecos más profundos y obscuros de la mente afligida y carcomida por las drogas y el alcohol.

Paul Summergrad, MD, el recién inaugurado presidente de la American Psychiatric Association (May 9, 2014) ha comentado que él espera que la atención reciente de los medios de comunicación hacia el caso Williams, se preste a estimular una discusión franca que ayude a conceptualizar la depresión como una enfermedad del cerebro con causas genéticas, médicas y sociales. Como resultado, en las últimas semanas se ha abierto una conversación entre la prensa, los políticos, los profesionales de la salud mental, los pacientes afectados por la depresión, los familiares, y el público en general acerca de la depresión y de sus graves problemas asociados.

En los EEUU más gente sufre de depresión (>20 millones) que de enfermedad cardiaca coronaria (17 millones), de cáncer (12 millones) o de infección del virus del SIDA (1 millón).

Con respecto al suicidio, en los EEUU en el 2011, 39,518 personas se quitaron la vida. El 60% de los que se suicidan sufren de depresión. Suicidio es la cuarta (4ta) causa de muerte en los EEUU. El 90 % de la gente que se suicida lleva asociado un diagnóstico de enfermedad psiquiátrica.

Mito prevalentes sobre el suicidio

“El suicidio es un acto egoísta”

Los psicópatas y los sociópatas son egoístas pero muy raras veces se suicidan. La persona deprimida razona que ella con su depresión representa un problema serio para su familia y para sus seres queridos. Por lo tanto, el suicidio es una alternativa para que su familia se libere de una carga emocional, física y financiera. En realidad, el suicidio, en la opinión del suicida es un acto final de ayuda para liberar a su familia de una carga de la que él se siente responsable.

“El suicidio es un camino fácil”

Por cada muerte por suicidio, hay un promedio de 25 intentos fallidos. La persona que se suicida, generalmente lo ha pensado durante mucho tiempo y ha batallado con sentimientos contrarios a sus creencias, ha luchado con sentimientos de culpa, con baja autoestima, llanto, desesperanza y vergüenza. El suicidio con la finalidad y la letalidad que representa, es una decisión ardua y difícil de llevar a cabo.

“El que se quiere suicidar, lo va a hacer de todos modos”

Los programas de prevención de suicidio, han tenido mucho éxito en disminuir las tasas de suicidio y proveen una ayuda invaluable para las personas que siente que ya ha llegado el final de su jornada. Las líneas telefónicas “calientes” han salvado innumerables vidas en varios países y han ayudado a hacer conciencia y a educar al público, acerca de la necesidad de ayudar al enfermo suicida.

Depresión resistente

De acuerdo con los hallazgos de la investigación STAR*D, (Sequenced Treatment Alternatives for the Relief of Depression) que se llevó a cabo en varios centros clínicos en los EEUU hay un 60 % de pacientes que no responden al tratamiento medicamentoso inicial y que cerca del 30% no encuentra mejoría cuando usan dos o más agentes farmacológicos.

La “depresión resistente” se ha definido como aquella que no responde al curso de tratamiento con por lo menos dos antidepresivos. Tradicionalmente, para tratar este tipo de depresión se han empleado varias formas de psicoterapia, múltiples fármacos combinados, hospitalización y tratamiento electroconvulsivo. Estos tratamientos no son del todo efectivos y algunos tienen riesgos físicos bastante graves.

Nuevas tecnologías para el tratamiento de la depresión de aplicación clínica, reciente tecnologías de neuro modulación del cerebro con estímulos electro-magnéticos, han venido a revolucionar los conceptos de psicopatología cerebral y del tipo de intervenciones terapéuticas para la depresión resistente.

La Estimulación Magnética Transcranial Repetitiva (rTMS por sus siglas en inglés) es un nuevo tratamiento para la depresión que tiene eficacia demostrada a nivel mundial, es una alternativa segura que en pocas semanas restaura la actividad cerebral normal sin el uso de medicamentos y sin efectos colaterales adversos.

Este nuevo tratamiento está disponible en más de 600 centros clínicos en los EEUU, incluyendo hospitales como el John Hopkins, UCLA, Stanford University y la Clínica Mayo. Hoy día no es necesario que una persona tenga que pasar su vida entera sufriendo los síntomas devastadores de la depresión. El tratamiento de depresión con EMTr ha sido la respuesta para para muchas personas que no han encontrado alivio de sus síntomas con medicamentos o psicoterapia.

En Latinoamérica, este tratamiento está disponible en los siguientes países: México, Guatemala, Costa Rica, Brasil, Argentina, Chile, Perú, y Colombia. Poco a poco, EMTr se ha ido poniendo más al alcance de un mayor número de personas y ha llamado la atención de grandes Centros de Salud y Hospitales, así como de Universidades y organizaciones gubernamentales. El tratamiento EMTr está ahora incluido en el arsenal de tratamientos del psiquiatra especialista, para ayudar a resolver el problema de la depresión resistente y para prevenir su consecuencia más trágica: el suicidio.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias, así recibirás nuevos artículos y más información exclusiva para los amigos de Relevancia Médica.¡Mantengámonos actualizados!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR