COVID-19… CIENCIA, HOMBRE Y ESPERANZA, UNIDOS PARA VENCERLO

por Relevancia Médica

Entrevista realizada por: Mónica Icuté

Con una situación tan alarmante a nivel mundial como el COVID-19, es importante llevar al mundo datos serios respaldados científicamente y a la vez, esperanza de que las cosas se están haciendo de forma adecuada. Nuestro deber como medio serio, cuyo respaldo para nuestros contenidos es siempre brindado por especialistas de la salud, es la razón por la que tuvimos el privilegio de conversar con el Dr. Alejandro Cané, jefe de Asuntos Científicos y Médicos para América del Norte, División de Vacunas de Pfizer, acerca de este tema y, cómo Pfizer y BioNTech, están uniendo esfuerzos para la creación de la vacuna, en una lucha contra el peor de los enemigos en estos casos, el tiempo.

Les compartimos, a continuación, esta interesante y completa entrevista, en relación con la creación de la vacuna contra el COVID-19 y el antiviral para su tratamiento:

1-RM: Si ya existen empresas adelantadas en cuestión de vacuna o tratamiento, considerando que este proyecto va enfocado a todos los países, excepto China, ¿qué diferencia nos ofrece Pfizer y BioNTech?

Dr. Alejandro Cané:

Contextualizando, en primer lugar, este es un virus que en diciembre de 2019, no sabíamos que existía, y en marzo de 2020, apenas 3 meses después, lo tenemos aislado y secuenciado genéticamente, conociendo cada una de las partes que conforman el virus y que nos permite dos cosas: tratar de establecer un tratamiento antiviral, o sea una droga que mate el virus y que también controle la enfermedad para las personas que están enfermas; en esto hay muchas compañías trabajando, entre estas está Pfizer, cuyo interés es también desarrollar vacunas que permitan prevenir la enfermedad en un futuro no muy lejano.

Cuando uno habla de aproximaciones en el desarrollo de vacunas, no solamente contra Coronavirus, pues también ha ocurrido contra el Ébola y otras enfermedades como ZiKa, Chicungunya, Dengue, Neumococo, Sarampión y Rotavirus por mencionar algunas. Hay distintas empresas que se ponen a trabajar en colaboración con universidades y pequeñas biotecnológicas, utilizando aproximaciones similares en cuanto al desarrollo técnico, pues uno sabe que cuando se entra en el desarrollo clínico, muchos de los intentos pueden fracasar, ya que las vacunas tienen que demostrar seguridad y eficacia; si eso en algún proyecto falla, tenemos otros dos o tres corriendo en paralelo, que permiten alternativas diferentes y tener una opción válida para la prevención de la enfermedad. Esa es la razón por la cual no hay una sola empresa, sino muchas empresas trabajando en lo mismo.

Hoy, hablando con un colega tuyo en México, decía que una situación de pandemia de afectación global como esta, tan angustiante desde el punto de la salud pública, requiere de igual manera, un esfuerzo global y el trabajo conjunto de las empresas farmacéuticas, las universidades, las agencias regulatorias, las biotecnológicas, los gobiernos, las agencias de salud, porque si cada una trabaja por separado, va a ser un esfuerzo que no va a lograr una solución.

La aproximación de Pfizer en este acuerdo con BioNTech la empresa alemana que mencionaba, está basada en una tecnología que permite fabricar vacunas en una forma muy rápida, más cercana y a menor costo que las aproximaciones convencionales, porque está pensado fabricar una molécula que se llama ARN mensajero. El ARN, es una señal biológica que las células usan para fabricar proteínas, en el caso del virus es el mecanismo más fácil que tiene para reproducirse, entonces, fabricando una vacuna con base en el ARN, uno puede introducir, la señal genética que el virus utiliza para fabricar proteína ( antígeno viral) y de esa manera, el sistema inmunológico fabricará anticuerpos contra esa proteína viral, que le permitiría estar protegido frente a una futura exposición.

2-RM: Por favor doctor, ahora háblenos un poco acerca de la fusión de profesionales y experiencia en la creación de vacunas que están poniendo en conjunto Pfizer y BioNTech, por lo cual, los consumidores podemos estar seguros y confiando en la calidad y eficacia de lo que están haciendo:

Dr. Alejandro Cané:

Esto es sumamente importante. En una comunicación oficial que hizo Pfizer, hace unos días atrás, justamente resaltaba el impacto de unir los valores y la capacidad de nuestra gente, muchos expertos no solamente en epidemiología, biología, vacunología, biología celular, sino en manufactura, trabajando juntos con las agencias regulatorias, con los gobiernos y las universidades, es la manera de poder resolver este problema y lo que hoy estamos ofreciendo.

Una de las cosas relevantes en este acuerdo, en esta aproximación con la compañía biotécnica alemana, es que no es de ayer ni por esta situación, nosotros venimos trabajando con esta compañía desde hace dos años, buscando una aproximación similar para la vacuna contra la influenza, que nos permita tener una vacuna más amplia, de una forma más económica y de mayor impacto en la salud pública. Aprovechando esa plataforma es que extendimos este acuerdo, ya estamos en la transferencia de materiales para empezar la fase uno de investigación clínica-, prueba en pacientes sanos de esta vacuna contra el SARS CORS 2 (virus que produce el COVID-19), a partir de abril de este año en Europa, razón por la cual no quiero generar una falsa expectativa respecto de los tiempos en que la vacuna podría estar disponible, porque el proceso de desarrollo de una vacuna es un proceso muy serio e importante. Es demostrar no solamente que la vacuna sirve y es eficaz, sino que además es segura.

Cuando una vacuna llega al mercado para que la use la población, es porque estamos seguros que puede funcionar, pero siempre está el principio de seguridad ante todo y eso es lo que Pfizer, en sus casi 25 años de experiencia trabajando en vacunas, cuida al máximo, como por ejemplo, con Prevenar® que es una vacuna que de hecho se usa en Guatemala en los niños desde hace muchos años para prevención de la neumonía y también en los adultos; pero tenemos también tenemos muchísima experiencia, trabajando en otras vacunas. Creo que esta experiencia asociada con el perfil biotecnológico de BioNTech, nos va ayudar para poder encontrar rápidamente una vacuna que sirva para prevenir COVID-19.

3-RM: Así como la vacuna Prevenar, también esta vacuna contra el COVID-19, ¿va a tener, categoría para niños y adultos?

Dr. Alejandro Cané:

La vacuna está pensada para su uso en adultos inicialmente, pero en el desarrollo clínico en general, se estudian también en distintos momentos, niños y embarazadas. Se empieza en adultos sanos y luego se extiende a lo que se llama población vulnerable. En relación con ¿en qué población se va a testear?, depende de cómo sean los resultados del ensayo fase uno, que estamos empezando ahora en abril, en relación con eso iremos extendiendo en mayor número, así como distintos grupos de edad, pero inicialmente lo más importante es encontrar que la vacuna sea efectiva, que se generen anticuerpos contra las proteínas del coronavirus y que sea segura en las poblaciones en la que se testea.

4-RM: ¿Cuánto tiempo los lleva hacer una vacuna regularmente y en este caso, por ser una emergencia, ¿cuándo creen que estaría disponible la vacuna contra el COVID-19?

Dr. Alejandro Cané:

En ese sentido, habitualmente cuando uno hace un ensayo para una vacuna de desarrollo normal, toma años desde que la vacuna se proyecta en el laboratorio, hasta que llega a la población que la usa. Completar los ensayos clínicos (de la fase uno, dos y tres) puede llevar entre cinco y 10 años dependiendo de la vacuna. En este caso particular, como estamos hablando de una pandemia y voy a usar como analogía la pandemia H1N1 -que no es igual para nada con el coronavirus, solo para que se entienda la complejidad-, en el caso de la pandemia H1N1, había que encontrar una vacuna de gripe, que en su formulación tuviera la subproteína H1N1, pero teníamos una plataforma de vacunas antigripales de casi 20 años de uso con distintas formulaciones, en un año tuvimos lista la vacuna. La vacuna estuvo disponible en el hemisferio norte, la segunda parte de 2009 y en 2010 se pudo usar en menos de un año. Un desarrollo muy rápido, en una plataforma muy experimentada.

En este caso (Coronavirus), estamos hablando de una manera de desarrollar la vacuna completamente nueva y no tenemos un tiempo estipulado en el cual tendremos disponible la vacuna, pero todos nuestros esfuerzos están tratando de hacer lo mejor y lo más pronto posible y, cuando hablo de nosotros no me refiero a Pfizer Inc; Tampoco a  Pfizer-BioNTech, sino a todas las compañías que están desarrollando vacunas contra el coronavirus.   Para tener una vacuna disponible se requerirán, no menos de  12 a 18 meses, esa es una estimación; sería aventurado dar una fecha concreta en que la vacuna vaya a estar disponible, porque dependemos de cómo se vayan dando los resultados, seguridad y eficacia que decía anteriormente.

Además y no menos importante, al tener la vacuna debemos someter la información, para obtener  las aprobaciones de las entidades regulatorias como OMS, FDA y  EMA, por mencionar algunas, que nos exigen que tenga los efectos adversos menores y demuestre eficacia para prevenir la infección.

5-RM: Esto es en cuanto a la vacuna como prevención, pero ¿qué nos puede decir respecto al tratamiento de la enfermedad, cuando ya se ha sido contagiado, están haciendo algún estudio también al respecto?

Dr. Alejandro Cané:

Adicionalmente a la vacuna mencionada, estamos buscando moléculas antivirales que puedan servir como el tratamiento. Los testeos de estas moléculas  antivirales se completan en laboratorios con modelos  a  in vitro y una vez que se confirma su actividad, de deben completar pruebas toxicológicas para luego comenzar el desarrollo del programa clínico, que como mencionaba antes, comprende las fases I, II y III, para estar seguros de que el antiviral funciona clínicamente y es seguro.

Las personas tienen que saber que la única herramienta de prevención en estos momentos  momento es estar en casa y cuidar a la familia, aislados, hoy, no hay ningún medicamento que cure este padecimiento.

La mejor vacuna y el mejor antiviral es, no estar en contacto con personas que puedan contagiarnos la enfermedad.

Hay pacientes asintomáticos que también pueden contagiarnos, esto aplica por ejemplo para los pacientes más jóvenes, los que no son parte de la población vulnerable, pero que quede claro que, indistintamente de la edad, puedes transmitir la enfermedad

Sin embargo, basado en los análisis de las series de China, sabemos que entre los enfermos de COVID-19, 81% tienen una enfermedad leve, 14% una enfermedad grave y 5% muy grave que necesita servicio de terapia intensiva

6-RM: ¿Cómo calificaría usted esta pandemia?

Dr. Alejandro Cané:

Me baso en lo que está escrito y hace referencia a 1918, con la gripe española, cuando murieron más de un millón de personas. Hablo a nivel global y lo pongo en el  contexto de una guerra mundial; considero que el COVID-19 es la situación más crítica que ha enfrentado la humanidad en los últimos 100 años.

Estamos acostumbrados a oír de guerras y masacres; sin embargo, esta es una de las peleas más importantes que hemos enfrentado los seres humanos. La mejor forma de ganarla primero es dándonos cuenta cómo, sin distingos de raza o nación, debemos más que nunca compartir ciencia, conocimiento y capacidad de trabajo, así como ser solidarios y con la ayuda y actitud proactiva de las entidades regulatorias y los gobiernos por la salvación del mundo, -no es momento de hablar de intereses comerciales-, todos vamos haciendo lo que cada quien puede y sabe, en un mismo sentido y con un mismo fin. Como decía un periodista argentino, “cuidándonos individualmente, cuidamos al otro”.

7- RM: Agradecemos un mensaje final para el mundo

Dr. Alejandro Cané:

El espíritu de solidaridad de los seres humanos y compartir no solo conocimiento sino transmitir y compartir mensajes positivos, es más necesario que nunca, llevando buenas nuevas con fundamento y transparencia, para hacer que todo aquello que parece no tener salida, vea una luz y lleve esperanza a la humanidad, buscando las mejores soluciones por la vida y para la vida y, en Pfizer es nuestro firme compromiso con el mundo.

Dr. Alejandro Cané

Jefe de asuntos científicos y médicos para América del Norte
División de vacunas de Pfizer

El Dr. Alejandro Cané es un especialista en pediatría y enfermedades infecciosas pediátricas. Actualmente, es el jefe de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la división de vacunas de Pfizer. En esa función, supervisa todas las actividades médicas y científicas relacionadas con la vacunas en la región; desde los ensayos clínicos hasta la coordinación con autoridades sanitarias y médicas. Previamente, sirvió en la misma posición para América Latina.

Ha publicado más de 30 artículos en los campos de la pediatría, enfermedades infecciosas y vacunas; colaborado en varios libros y realizado entrevistas con los medios más reconocidos de Latinoamérica. El Dr. Cané es profesor de pediatría, enfermedades infecciosas y farmacología de la Universidad Austral de Argentina. Es miembro del Comité Nacional de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Sociedad Argentina de Pediatría y la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología.

El Dr. Cané se graduó con honores de la Universidad de Buenos Aires. Tiene un máster
en Investigación Clínica y Farmacológica de la Universidad Austral. Además, completó el curso de Vacunología Avanzada de la Merieux Foundation en Francia y la Universidad de Ginebra en Suiza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR