fbpx

Sobre la Epilepsia

por DR. WAGIB YABER
Sobre la Epilepsia
0

La epilepsia es un trastorno cerebral crónico es decir repetitivo, ocasionado por múltiples causas y que se caracteriza generalmente por convulsiones, que pueden estar acompañadas a la pérdida de la conciencia, debido a una descarga de las neuronas.

Las epilepsias se caracterizan por la presencia de alteraciones recurrentes y repentinas en la función neurológica, secundarias a un trastorno en la actividad eléctrica del cerebro.

Epilepsia

El tipo más frecuente de epilepsia que afecta a 6 de cada 10 personas, es la epilepsia idiopática, es decir, la que no tiene una causa identificable. La epilepsia con causas conocidas se denomina epilepsia secundaria o sintomática.

Dichas causas pueden ser por daño cerebral durante el parto, malformaciones congénitas o alteraciones genéticas, traumatismo craneoencefálico grave, que en otras palabras se puede identificar como una lesión física, o deterioro funcional del contenido craneal.

También puede presentarse por trombosis o derrame cerebral, infecciones cerebrales como meningitis y encefalitis o la neurocisticercosis y los tumores cerebrales.

Epilepsia

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más comunes a nivel mundial, estimándose que afecta a 50 millones de personas, de las cuales 5 millones viven en las Américas.

Sin embargo, se calcula que en América Latina y el Caribe existe una brecha de tratamiento superior al 50%, lo que significa que más de la mitad de las personas con epilepsia no están recibiendo ningún tipo de tratamiento en servicios de salud, ya sean de atención primaria en salud o especializados.

Los índices de incidencia y prevalencia de la epilepsia a nivel mundial no son uniformes y dependen de varios factores. Se ha calculado que la epilepsia afecta entre el 0.5 y 2% de la población en general y puede aparecer a cualquier edad.

Cada episodio de epilepsia se denomina crisis; éstas pueden cursar con convulsiones cuando se acompañan de manifestaciones motoras, como sacudidas y contracciones violentas breves o bien, se pueden manifestar con alteraciones sensitivas, del estado de alerta, o alteraciones emocionales no acompañadas de movimientos anormales.

El pronóstico de la epilepsia depende, en gran medida, del diagnóstico temprano e inicio rápido del tratamiento y su continuidad; pues resulta alentador saber que la gran mayoría de las personas con epilepsia puede llevar una vida normal si reciben la atención apropiada.

Los cuadros epilépticos no son contagiosos, no constituyen una enfermedad mental, no afectan la inteligencia y las personas que las presentan pueden llevar una vida prácticamente normal, una vez que logran controlar sus crisis con el tratamiento apropiado.

Se puede llevar una vida normal con Epilepsia

Los síntomas varían de una persona a otra, las características de los ataques dependen de la zona del cerebro en la que empieza el trastorno, así como de su propagación.

Pueden producirse episodios de ausencia y trastornos del movimiento, de los sentidos, del humor o de otras funciones cognitivas.

Las convulsiones pueden afectar a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a su totalidad (convulsiones generalizadas) y a veces se acompañan de pérdida de la consciencia y del control de los esfínteres.

Su frecuencia también puede variar desde menos de una al año hasta varias al día. Una sola convulsión no significa epilepsia hasta un 10% de la población mundial sufre una convulsión a lo largo de su vida.

La mayor parte de los casos de epilepsia se pueden diagnosticar y tratar en el nivel de atención primaria de salud sin necesidad de ningún equipo sofisticado, y se puede tratar fácil y asequiblemente con medicación diaria económica.

Sin embargo siempre es importante una valoración oportuna para establecer claramente el diagnostico a través de la historia clínica, el examen físico y algunos estudios como electroencefalograma y TAC o resonancia cerebral.

electroencefalograma y TAC o resonancia cerebral

En cuanto al tratamiento, no existe un fármaco ideal. Hay algunos que actúan mejor sobre las epilepsias parciales, otros tienen más efecto sobre las generalizadas.

Sin embargo uno de cada tres pacientes diagnosticados con epilepsia, puede evolucionar a una epilepsia de difícil control, requiriendo en este caso tratamiento con más de un medicamento.

Por otro lado casos muy especiales se pueden beneficiar de manejo con cirugía o mediante el implante de un dispositivo electrónico en el nervio vago.

Existen también nuevos medicamentos antiepilépticos que ofrecen una mayor seguridad y menor incidencia de efectos secundarios, facilitando el cumplimento del tratamiento y asimismo, permiten que, en algunos casos, se llegue a utilizar un solo medicamento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR