fbpx

Disfrutar la vida

Más que nunca disfrutar la vida, se ha convertido en un objetivo. Perdemos fácilmente la libertad, dejándonos esclavizar por el temor, y aun teniéndolo todo materialmente, la alegría, la ilusión, la emoción y el gusto por vivir, se esfuma, bloqueando nuestra capacidad de amar… es aquí donde dejamos de disfrutar.

Es tanto el bombardeo externo que nos vende ideas llenas de fantasía y superficialidad, que necesidades básicas, como el comer, nos ha llevado a los extremos: dejar de comer o comer lo mínimo para ser delgados, o bien, comer lo que sea y cuanto sea, por placer. Dejando por un lado el verdadero significado de comer, ya que además de nutrir nuestro cuerpo, nutre nuestras relaciones y enriquece nuestro tiempo, cuando se disfruta, manteniendo un balance y armonía.

Encontrarnos a nosotros mismos, o encontrarnos con nuestra fe, se ha vuelto un gran negocio, independientemente de la religión, grupo o práctica a la que se pertenezca. Todo gira en función del dinero, tanto el que estar bien con nosotros mismos nos va a traer como consecuencia (siendo la idea principal que nos venden), por supuesto, el dinero que debemos pagar o aportar (diezmar) para que nos orienten a encontrarnos con ese ser interior que necesita ser sanado.

Es esto lo que tiene al mundo convulsionando cada vez más, marcando desorientación y pérdida de valor, el verdadero valor del ser humano, el verdadero valor de la creación, el verdadero valor de la vida, pues si algo tan puro e innegable como la fe, se vende, se comercia, que puedo esperar del resto.

No digo que no necesitemos apoyo, y que solos podemos, ¡No! Por supuesto que necesitamos de los demás, de sus ejemplos, de sus consejos producto de sus experiencias, de su apoyo que nos fortalece y demuestra que no todo está perdido, de su ayuda para que sea menos duro el proceso y nuestro andar por la vida, pero todo esto, no es dinero, todo esto es amor.

Amor…cuatro letras que encierran un significado tan profundo, tan fuerte, tan valioso, tan necesario, pero al mismo tiempo, tan frágil, tan banal, e innecesario para lograr el éxito y la dicha que el mundo actual nos vende.

Actualmente todo gira alrededor de influenciar con apariencias, frivolidades, idealismos y obscenidades más allá de las sexuales, y para esto solo se necesita un teléfono con buena cámara, habilidad para tomar fotografías conociendo las mejores poses y gran capacidad de fingir.

Suena falso, tonto, imposible y hasta ridículo escuchar que debemos estar agradecidos con lo que tenemos y disfrutarlo, pero cuando analizamos es totalmente cierto y posible. No puedo extrañar algo o alguien a quien nunca he tenido, viviendo la vida de alguien más dejando de vivir la mía. Puedo ambicionar, puedo tener metas y objetivos, eso es distinto, se convierten en un propósito y un estímulo, que llenará de tenacidad y esmero mi día a día mientras lo logro.

Lo más hermoso y sorprendente de este proceso, es como muchas veces, logramos más de lo que esperábamos y de formas que nos sorprenden y llenan de esperanza, nos renueva desde lo más profundo, haciendo que todo lo superficial sea solo un añadido y una necesidad cubierta.

La verdadera felicidad, no es una clave, ni una serie de pasos, tampoco un libro o un coach, la verdadera felicidad, es mi propio ser, estar, sentir y poder, en mi individualidad y decisión valiente por corregir aquello que identifico no está bien y prosperar aquello en lo que soy capaz y me llena de plenitud.

No es únicamente estar vivos… sino disfrutar la vida, esa, es la verdadera felicidad.

0/5 (0 Reviews)

También te puede interesar

Salud espiritual
Relevancia Médica

Vivir hoy el día de hoy

Vivir hoy el día de hoy, suena hasta redundante o lógico, les voy a explicar por qué no. Hace algún

Mujer, estás bien hecha
Salud espiritual
Lucrecia de Benítez

Mujer, estás bien hecha

¿Sabes quién eres? Quizás has pensado que sólo eres una persona más en el mundo, que cumple con lo que

Salud espiritual
Monica Icuté Velásquez

Sabiduría

¿Qué es para ti la sabiduría?, le pregunté a mi hija de diez y nueve años, ella me respondió riendo:

En esta navidad, pida el mejor regalo
Salud espiritual
Lucrecia de Benítez

En esta navidad, pida el mejor regalo

No hace falta más que prender la radio, pararse por las calles o visitar un centro comercial, para notar que

45 lecciones que la vida me ha dado
Salud espiritual
Relevancia Médica

45 lecciones que la vida me ha dado

Para celebrar la llegada a mi edad avanzada, escribí 45 lecciones que la vida me ha enseñado. La vida no

Ir arriba