fbpx
Trastorno Dismórfico Corporal

Trastorno Dismórfico Corporal: obsesión por la eterna belleza, perfección y juventud

El Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es un síndrome caracterizado por una fuerte preocupación sobre un defecto imaginado en la apariencia corporal de una persona. ¹

En los casos en que el defecto no es imaginado y un ligero defecto está presente, la preocupación de la persona en notablemente excesiva. Preocupación excesiva con el defecto menor o imaginado, involucra pensamientos obsesivos respecto a la parte corporal que le preocupa.

Adicionado a los pensamientos diarios obsesivos que la persona experimenta, involucra además una serie de comportamientos compulsivos enfocados a aliviar la ansiedad que le generan dichos pensamientos. ²

Trastorno Dismórfico Corporal

Los pacientes que con TDC, generalmente se involucran en pensamientos y comportamientos relacionados con su déficit percibido durante al menos 1 hora al día o más, y la cantidad de tiempo ha sido reportada hasta por 3 horas al día, entre la población adolescente. ¹

Las personas con TDC, frecuentemente se observan a sí mismos en espejos para confirmar o tratar de disimular la deformidad percibida. Pueden involucrarse en rituales extensos de acicalamiento tales como seguidamente peinarse el cabello, aplicar maquillaje, o pellizcarse la piel. ²

Aún más, típicamente emplearan una cantidad considerable de tiempo tratando de cubrir o camuflagear dicha imperfección. Buscarán reafirmación excesiva de sus amistades, familia o compañeros de trabajo, para obtener apaciguamiento de que el “defecto” percibido de hecho existe, o para asegurarse de que la imperfección está suficientemente oculta.

Criterios diagnósticos

De acuerdo con los criterios diagnósticos del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders¹, el TDC es clasificado así:

  1. Preocupación con un defecto imaginado en la apariencia. Si una ligera anomalía está presente, la preocupación de la persona es marcadamente excesiva.
  2. La preocupación causa stress clínicamente significativo, o impedimento social, ocupacional u otras áreas importantes de funcionamiento.
  3. La preocupación no es debida a otro desorden mental, por ejemplo: insatisfacción con la forma de su cuerpo y el tamaño del mismo en la anorexia nerviosa.

Eludir situaciones sociales secundarias a la sensación de pena o vergüenza producida por dicha preocupación es bastante común. Algunos son capaces de mantener sus empleos, así como relaciones sociales, pero experimentan una reducción de su calidad de vida. En casos severos, los pacientes pueden optar por permanecer en sus casas, dejándolas solo durante la noche para evitar con ello el escrutinio de otros. Algunos abandonan el colegio, evitan entrevistas de trabajo o simplemente no trabajan para evitar la exposición pública.

El Trastorno Dismórfico Corporal no debe ser diagnosticado, si la presentación clínica del paciente es mejor explicada por otro desorden mental. Diagnósticos diferenciales para considerar antes de realizar un diagnóstico de TDC incluyen: anorexia nerviosa, trastornos de conversión, trastornos delucionales, depresión mayor, desorden obsesivo compulsivo y fobia social. ¹ Otros problemas a considerar son: preocupación normal por la apariencia, desorden de personalidad evitante, trastorno de personalidad narcisista y trastorno de identidad sexual.

Se han identificado varias comorbilidades asociadas en estos pacientes. Notablemente el 57% de las personas con TDC también sufren con algún trastorno de personalidad, siendo la más común el trastorno de personalidad paranoide, trastorno de personalidad evitante y trastorno de personalidad obsesivo compulsivo. ³

Los estudios reflejan que aproximadamente el 60% de los pacientes diagnosticados con TDC sufren también de depresión mayor, ⁴ y hasta un 30% de estos pacientes han sido diagnosticados también con trastornos obsesivo compulsivos. ⁵ Abuso de sustancias y dependencias también son comunes en estos pacientes, con tasas reportadas que oscilan entre 2% y 35%, ² siendo el uso de alcohol y drogas una forma de sobrellevar el stress ocasionado por la enfermedad. Otras comorbilidades comúnmente asociadas incluyen fobia social en 38% de los pacientes⁶ y trastornos delucionales. ⁷

Áreas comunes de preocupación

Ciertas partes corporales son áreas comunes de preocupación para aquellos que padecen de TDC, con la piel, pelo y nariz siendo las tres áreas más comunes en estos pacientes. ⁶ Preocupaciones relacionadas con la piel involucran acné, arrugas y manchas. Adelgazamiento del pelo o calvicie son entre las mayores preocupaciones reportadas entre los pacientes preocupados por el cabello. Por último, aquellos que su preocupación es excesiva por su nariz reportan stress por el tamaño o forma de la misma.

Trastorno Dismórfico Corporal

Otras áreas del cuerpo que han sido encontradas como parte de preocupación en pacientes con TDC son el tamaño del pene, músculos, senos y glúteos. La mayoría de los pacientes están preocupados por más de una parte de sus cuerpos al mismo tiempo. De hecho, el promedio de pacientes que sufren de TDC su preocupación es por tres o cuatro partes de su cuerpo. ⁸

Epidemiología

Los resultados obtenidos de varios estudios randomizados han reportado las características epidemiológicas de las personas con TDC. El inicio del TDC es en la adolescencia y adultez temprana, y la edad promedio de inicio es entre 16 y 17 años, ⁹ aunque puede ocurrir en adultos de mayor edad marcadamente preocupados por su apariencia envejecida. El curso del trastorno es generalmente crónico. ¹⁰

Aproximadamente el 75% de los pacientes con TDC son caucásicos, y alrededor del 12% son de raza afroamericana y un 12% son hispanos. ¹¹ Alrededor del 48% son hombres y el 52% son mujeres. ¹¹ Tres de cada 4 personas con TDC son solteros;¹¹ sin embargo, las mujeres con este trastorno son más propensas a casarse en contraparte a los hombres a permanecer solteros.²

Las mujeres son frecuentemente tribuladas con su peso en general y el tamaño de sus caderas, cintura y senos; los hombres se preocupan más con su altura, tamaño de genitales y cabellera. ² Los hombres son más propensos a padecer un tipo específico de TDC, referido como Dismorfia muscular, una preocupación excesiva por ser muy delgado y carecer de suficiente masa muscular. ¹²

obsesión por la eterna belleza, perfección y juventud

La prevalencia de dicho trastorno es significativamente mayor en la población estética. Entre los pacientes de cirugía estética, la tasa de prevalencia reportada oscila entre el 2% y el 7%, ¹⁰ y las tasas oscilan entre el 9% al 15% para los pacientes de dermatología. ¹¹, ¹³

La prevalencia general del TDC entre la población de pacientes estéticos es 7 veces mayor que la población en general. Alrededor de 1 de cada 10 pacientes de cirugía estética tienen TDC, haciéndolo un problema significativo en este grupo.

Tratamiento médico cosmético

El tratamiento para el TDC ha producido buenos resultados empleando Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina o terapia antidepresiva, así como terapia cognitiva de comportamiento, pero los pacientes generalmente buscan cirugía plástica.

Trastorno Dismórfico Corporal

Los estudios han demostrado consistentemente que la mayoría de pacientes con TDC no se benefician con los tratamientos estéticos. ² Después de la cirugía, un gran número experimentan un empeoramiento de sus síntomas Dismórficos, mientras que otros pueden desarrollar una preocupación por otra parte de su cuerpo. De hecho, la severidad del TDC es frecuentemente invariable o empeorada después de la cirugía. ¹⁴

Intervención y recomendaciones

Si se sospecha de cualquier manera que un paciente cursa con TDC, puede ser necesaria la consulta con un especialista en Salud Mental. Un psicólogo o un psiquiatra pueden asistir en recomendar si un paciente es candidato para un tratamiento estético o puede beneficiarse de una intervención en salud mental antes, después o en lugar de un procedimiento estético.

Existe una variedad de riesgos en el manejo e implicaciones legales involucradas al tratar a pacientes con este tipo de condición; por lo que es de suma importancia para el especialista en estética, el paciente, la comunidad médica y pública en general identificar adecuadamente a aquellos individuos antes de que se sometan a cualquier tipo de procedimiento relacionado.

En pacientes cuidadosamente seleccionados, los resultados son más propensos a ser positivos. Los estudios han demostrado que, entre los pacientes correctamente seleccionados, experimentan una mejoría en varios aspectos de su vida, incluyendo la salud física del paciente, apariencia física, vida social y vida propia. ¹⁵

  1. American Psychiatric Association. (1994) Diagnostical and statistical manual of mental disorders (4th ed.) Washington DC: Author.
  2. Sarw er DB, Crerand CE, Didie ER. Body dysmorphic disorder in cosmetic surgery patients. Facial Plastic Surgery. 2003; 19(1): 7-18.
  3. Phillips KA, McElroy SL. Personality di- sorders and traits in patients with body dysmorphic disorder. Compr Psychiatry. 2000; 41(4): 229-236.
  4. Phillips KA. Body dysmorphic disorder and depression: theoretical considerations and treatment strategies. Psychiatr Q. 1999; 70(4): 313-331.
  5. Phillips KA, Kaye WH. The relationship of body dysmorphic disorder and eating disor- ders to obsessive-compulsive disorder. CNS Spectr. 2007; 12(5): 347-358.
  6. Phillips KA, Diaz SF. Gender differences in body dysmorphic disorder. J Nerv Ment Dis. 1997; 185(9): 570-577.
  7. Mancuso SG, Knoesen NP, Castle DJ. Delu- sional versus non delusional body dysmorp- hic disorder. Compr Psychiatry. 2010; 51(2): 177-182.
  8. Phillips KA, McElroy SL, Keck PE Jr, Pope HG, Hudson JL. Body dysmorphic disorder: 30 cases of imagined ugliness. Am J Psychiatry. 1993; 150(2): 302-308.
  9. Koran LM, Abujaoude E, Large MD, Serpe RT. The prevalence of body dysmorphic di- sorder in de United States adult population. CNS Spectr 2008; 13(4): 316-322.
  10. Sarw er DB, Wadden TA, Pertschuk MJ, Whitaker LA. Body image dissatisfaction and body dysmorphic disorder in 100 cosmetic surgery patients. Plastic Reconstr Surg. 1998; 101(6):1644-1649.
  11. Phillips KA, Dufresne RG, Wilkel CS, Vitto- rio CC. Rate of body dysmorphic disorder in dermatology patients. J Am Acad Dermatol. 2000; 42(3):436-441.
  12. Pope HG, Phillips KA, Olivardia R. The Adonis complex: the secret crisis of the male body obsession. New York: Free press, 2000.
  13. Dufresne RG, Phillips KA, Vittorio CC, Wil- kel CS. A screening questionnaire for body dysmorphic disorder in a cosmetic dermato- logic surgery practice. Dermatol Surg. 2001; 27(5): 457-462.
  14. Tignol J, Biraben-Gotzamanis L, Mar- tin-Guehl C, Grabot D, Aouizerate B. Body dysmorphic disorder and cosmetic surgery: evolution of 24 subjects with a minimal de- fect in appearance 5 years after their request for cosmetic surgery. Eur Psychiatry. 2007; 22(8):520-524.
  15. Chahraoui K, Danino A, Frachebois C, Clerc AS, Malka G. Aesthetic surgery and quality of life before and four months postoperatively. Ann Chir Plast Esthet. 2006; 51(3): 207-210.
Ir arriba