fbpx

Gastritis crónica

La gastritis crónica, es la inflamación sostenida a lo largo del tiempo(crónica), de la mucosa gástrica, esta es la que reviste por adentro el estómago. Gastritis por definición quiere decir que hay presencia de glóbulos blancos, infiltrando la célula estomacal.

¿Cuáles son las causas?

Tiene varias causas, y la más importante en nuestro medio es la infección por Helicobacter Pílori, pero también hay otros factores agresores al estómago que causan este daño sostenido, como: la toma de antinflamatorios, el consumo en exceso de alcohol, el cigarrillo, el estrés crónico y algunas alteraciones alimenticias, estás primeramente provocan la inflamación y con el paso del tiempo la destrucción del revestimiento del estómago.

Helicobacter Pílori
Helicobacter Pílori

¿Cuáles son los síntomas de la Gastritis Crónica?

Principalmente dolor en la parte superior del abdomen, que es en la topografía donde se encuentra el final del esófago, todo el estómago y el principio del intestino delgado, estas  son las áreas que más sufren en este tipo de cuadros. También síntomas asociados a ese dolor como nausea, intolerancia a ciertos alimentos, diarrea o estreñimiento, sensación de distención o, de que el abdomen se infla, presencia de mucho gas, usualmente mucho eructo.

¿Cuándo debo consultar con el médico?

Si el problema, inicialmente ya fue evaluado por un médico general o médico internista y  no se resuelve, es la primera alerta de que debe visitar un especialista, idealmente un gastroenterólogo. Si no ha sido evaluado previamente, saltarse una primera evaluación sería únicamente,  si el paciente tiene algún síntoma de alarma, como vómitos con sangre, o vómitos sostenidos, esto significa que no tolera ningún alimento y todo lo que come lo vomita; que se palpe o tenga la sensación de tener presencia de una masa en el abdomen, se siente sumamente duro, que esté teniendo pérdida de peso y, por supuesto además de todo esto, tomar en cuenta si tiene algún antecedente familiar  de riesgo, porque lo más peligroso sería que pasara desapercibido un cáncer de estómago. 

Entonces síntomas de alarma, sobre todo síntomas que puedan sugerir alguna malignidad, ni pensar en pasar por internista ni médico general, son razones por las cuales se debe ir directamente con un gastroenterólogo.  La cronicidad de los síntomas o el tiempo de evolución de estos también es un factor de riesgo para que la enfermedad esté más complicada.

¿Cuáles son las causas que la provocan?

El alcohol, el tabaco, los antiinflamatorios, el estrés, dieta inadecuada y en Guatemala la causa más común es el Helicobacter Pilori.

Causas que provocan la gastritis crónica

Cuando me refiero a dieta inadecuada, no estoy hablando de horarios, sino de ingesta de lesivos, o sea alimentos que para un organismo vulnerable son dañinos, como, por ejemplo: grasas fritas, chile o condimentos en exceso, menta, chocolate, cítricos, alcohol, cigarro, aguas gaseosas, exceso de café (arriba de 2 o 3 tazas diarias ya es exceso). Estos tipos de alimentos pueden producir gastritis si se consumen de más y de manera desordenada, o bien, si el paciente ya tiene un estómago dañado. Un paciente con un estómago sano no va a desarrollar gastritis al consumir estos alimentos, pero alguien que toma antiinflamatorios, o tiene Helicobacter Pílori, al consumir cualquiera de estos y en exceso es como ponerle una llamarada de fuego al estómago.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es principalmente clínico, al escuchar los síntomas que el paciente padece, para los médicos es fácil deducir que padece gastritis, sin embargo, el diagnóstico preciso, se realiza a través de una endoscopía, este lo hacemos con un equipo entrando a través de la boca, con una pequeña manguera que tiene una cámara en la punta, esta nos permite ir viendo desde la boca hasta llegar al estómago y tomar biopsias, para incluso buscar Helicobacter. Se toman biopsias de áreas aleatorias (cercanas o alrededor), de manera que se pueda determinar con certeza, incluso que grado de gastritis padece el paciente: aguda, crónica, leve o severa.

¿Qué tratamientos existen?

El tratamiento va a depender mucho de que se diagnostique, porque si es una gastritis por Helicobacter el tratamiento es a través de  un protector gástrico más antibióticos, si es por estrés, lo mejor es una cita con un especialista en salud mental, para que ayude al paciente a controlar su estrés y siempre su protector gástrico, si es por consumo de antinflamatorios , estos deben ser eliminados e iniciar con su protector gástrico, La piedra angular del tratamiento independientemente del origen de la gastritis, es el protector gástrico. Existen varios tipos de protector gástrico, históricamente unas moléculas que ya casi no se utilizan, en la actualidad de lo más usado y recomendable, son los inhibidores de bombas de protones, tienen una taza de curación de la mucosa sumamente alta, y una taza de alivio de los síntomas igualmente con muy buenos resultados.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

El tiempo va a depender de la condición de cada paciente, como mínimo para tratar una gastritis son 6 semanas, y máximo en pacientes leve a moderados sin condiciones complejas, necesitan 12 semanas. Hay otros pacientes que tienen enfermedades relacionadas más complicadas y algunos que deben tomarlos de por vida. Es lo que pasa con un paciente con padecimientos cardiovasculares, que usualmente toman medicamentos de por vida, puede presentar un episodio de sangrado digestivo, seguramente tendrá que tomar su protector digestivo, también de forma permanente.

¿Complicaciones de la gastritis crónica?

¿Complicaciones de la gastritis crónica?

La gastritis puede ir avanzando en severidad, puede incluso llegar a producir úlcera, y luego esa ulcera sangrar y el paciente tener una hemorragia digestiva, esta se trata por endoscopia, esta además de ser utilizada como método de diagnóstico, también sirve para  cauterizar y detener una hemorragia. Sin embargo con el paso del tiempo y con todo el daño que la gastritis provoca en el estómago, puede ser causa de cáncer digestivo. 

Importancia del seguimiento, luego del tratamiento

El seguimiento luego de terminado el tratamiento es esencial, el examen en sangre no es el mejor, porque no determina presencia de infección aguda, crónica, pasada, sostenida, refractaria o resistente, la mejor forma no invasiva de hacerse un diagnóstico o bien el seguimiento al tener antecedentes de Helicobacter Pílori, es a través de un antígeno en heces, ya que este si diagnostica infección actual. Luego de 6 semanas de tratamiento, se realiza nuevamente, si el resultado es negativo es que se logró erradicar, si vuelve a salir positiva, entonces se procede a una endoscopia, porque hay que tomar un cultivo de helicobacter y determinar la resistencia a antibióticos que este tiene. 

Hacerse una endoscopia de seguimiento, es recomendada solo para aquellos pacientes que fueron diagnosticados a través de una biopsia, a pesar de que su antígeno en heces salió negativo (falso negativo), esto usualmente se detecta, porque a pesar del resultado negativo, el paciente sigue presentando síntomas, usualmente dolor.

Todo paciente que sale positivo para Helicobacter Pílori, debe realizarse una endoscopía, no necesariamente de forma inmediata, pero no se debe dejar al tiempo, ya que el Helicobacter puede provocar cáncer, no siempre, pero existen probabilidades, por lo que tomarle biopsias es una medida preventiva que definitivamente  puede evitar problemas serios y a veces irreversibles.

Ir arriba