EL RENACER DE LA CIRUGÍA DE TÓRAX EN GUATEMALA

por Relevancia Médica

Dr. Servio Tulio Torres
FCCP Cirujano de Torax

LA CIRUGÍA DE TÓRAX EN GUATEMALA se origina con grandes cirujanos como los Drs. Rodolfo Herrera Llerandi, Marco Antonio Peñalonzo Fumagally, Carlos Gallardo, Leopoldo Mérida, Rodolfo Mc Donald Kanter, Miguel Angel Martini, entre otros.

Ellos cruzaron fronteras y mares para formarse con excelsos maestros de la cirugía de la talla de Mr. Sir Ronald Belsey en Inglaterra o en instituciones de alto prestigio como la Universidad de Harvard o el Instituto Karolinska de Estocolmo.

Regresaron para edificar los cimientos de la cirugía torácica, relacionada en un inicio con la tuberculosis pulmonar, en el Hospital San Vicente y posteriormente con las heridas por arma de fuego durante el conflicto armado interno, en los grandes hospitales San Juan de Dios, IGSS y Roosevelt.

Pasó por las limitaciones inherentes al nacimiento de las nuevas técnicas quirúrgicas, donde las experiencias de anestesia eran sumamente precarias, la adquisición de insumos muchas veces pintoresca, como por ejemplo, comprar el hilo de sutura en la tienda de la esquina y se combinaron con el ingenio colosal de los protagonistas para adaptarse a lo que los hospitales nacionales podían ofrecer.

Abriendo de esta manera las puertas, para que las generaciones futuras retomaran ese camino y aplicaran su toque personal en un espiral vertiginoso de cambios, conjugaran la juventud, el entrenamiento formal, la experiencia adquirida y los avances tecnológicos y así lograr ampliar las indicaciones quirúrgicas del tórax e incidir directamente en la recuperación y bienestar del paciente.

Hoy se atiende menor número de pacientes con tuberculosis y más con cáncer pulmonar. La tasa de infecciones también ha disminuido debido a la mejor calidad de los antibióticos, menos secuelas funcionales, gracias a los avances de las técnicas en fisioterapia y menor mortalidad con mayores satisfacciones.

Pero a pesar de todos estos avances en positivo, continuamos con el fantasma de la consulta médica-quirúrgica tardía, permitiendo con este retraso, el crecimiento de tumores a niveles que alcanzan dimensiones que los convierten en irresecables o cánceres terminales, asegurando una muerte mucho más rápida, en un paciente en el que probablemente se hubieran podido extirpar a tiempo; si al menos se contara con una radiografía de tórax, que diera luz a lo que la oscuridad de la enfermedad nos oculta.

QUÉ ES LA CIRUGÍA DE TÓRAX Y QUÉ ENFERMEDADES TRATA

Es la cirugía que engloba los procedimientos quirúrgicos en los órganos que están incluidos dentro del tórax, desde la periferia con las enfermedades de la pared torácica, las costillas, el esternón y las masas de los tejidos blandos, hasta los tumores o las secuelas de las enfermedades infecciosas, inflamatorias o restrictivas que afectan el interior de los pulmones, esófago, tráquea, timo, tiroides intratorácicos, diafragma y corazón, en su capa externa o pericardio.

Como cirujanos de tórax tenemos la fortuna de ser artesanos de la divinidad encerrada en el cuerpo humano, trabajar con nuestras manos para combatir todo lo que a nuestro alcance nos permita y dentro de ese campo se encuentran las enfermedades que afectan:

PARED TORÁCICA: incluyendo tumores que generalmente pueden crecer hacia afuera en caso de tumores benignos como lipomas, o a su interior como los sarcomas, fibromas o schwannomas. Se debe agregar el tratamiento de las fracturas costales de cualquier etiología y sus alteraciones anatómicas.

PLEURAS: la acumulación de líquidos, sean estos claros como los de la tuberculosis, purulentos en los empiemas por infecciones o hemorrágicos por cánceres y trauma, deben ser evacuados; ya sea por la colocación de tubo intercostal o apoyados con videotoracoscopía.

La inflamación de las pleuras conocida como Paqui pleuritis o los tumores que las infiltran, deben ser resecados para permitir la re expansión de la pared torácica.

PULMONES: asiento de una gran cantidad de enfermedades, desde las inflamatorias en las neumonías o las infecciosas en la tuberculosis, provocan secuelas que conllevan alteraciones en su estructura, limitando su buen funcionamiento. La resección de masas, tumoraciones o cánceres de diferentes estirpes histológicas con crecimiento y comportamientos variados que impiden su expansión y disminuyen la capacidad ventilatoria, son las principales indicaciones de este tipo de cirugía, la que se realiza a través de la eliminación de una parte del pulmón en las segmentectomías y lobectomías, hasta la extirpación total de un pulmón en las neumonectomias.

MEDIASTINO: esta región anatómica localizada en el centro del tórax, alberga un sin número de tumores, cuyo crecimiento silencioso les permite alcanzar considerables dimensiones sin causar síntomas. Una vez que el tamaño es lo suficientemente grande, los síntomas expresados están relacionados a la invasión del tumor, la compresión hacia órganos vecinos o vinculados a su naturaleza.

Hablamos de tumores conocidos como timomas, teratomas, linfomas, tiroides intramediastínico, quistes pleuropericárdicos, tumores neurogénicos, etc., cuyo tratamiento es la resección quirúrgica en la mayoría de ellos.

PERICARDIO: la urgencia del drenaje del líquido acumulado en este espacio, provocando taponamiento cardíaco y la muerte si no es evacuado, constituye una verdadera emergencia a resolver inmediatamente.

TRÁQUEA Y VÍAS AÉREAS: las resecciones de tumores que ocluyen su luz, aseguran la supervivencia con la sensación sublime y consiente del paso del aire que se filtra por la nariz y llena a plenitud el pulmón.

ESÓFAGO: desde los quistes de Zenker localizados en su tercio superior, los trastornos de la motilidad en las Acalasias, hasta los tumores que impiden el paso de los alimentos al estómago con la resección total o parcial del órgano y su restablecimiento con técnicas establecidas.

Debemos agregar las rupturas esofágicas como consecuencia del esfuerzo al vomitar por diversas causas; pero que deben ser reparados para evitar el desenlace fatal en corto tiempo.

DIAFRAGMA: afectado por defectos anatómicos congénitos o adquiridos en las hernias diafragmáticas o por las debilidades de su pared, permite que las vísceras abdominales ocupen la cavidad torácica, provocando la limitación del espacio pleural destinado a los movimientos respiratorios y por consiguiente la dificultad respiratoria, con lo cual no debe demorar su cierre.

SISTEMA SIMPÁTICO: la molesta sudoración excesiva de las manos que impide un desarrollo adecuado con las actividades personales, profesionales o sociales, son resueltas con la extirpación de los ganglios simpáticos responsables de tales trastornos.

La cirugía de tórax renace en las manos de nuevas generaciones, auxiliados con los avances tecnológicos de la videotoracoscopía, permitiendo con menor injuria de los tejidos, realizar la mayoría de los procedimientos de la cirugía abierta y obtener los mismos resultados.

Renace en las nuevas técnicas anestésicas de intubación pulmonar selectiva, con medicamentos que se metabolizan más fácilmente y se eliminan con gran rapidez.

Y para completar su renacimiento, se suma la recuperación funcional de las capacidades pulmonares del paciente, a través de un equipo de fisioterapistas con mejor formación profesional, apoyados con más y mejores recursos materiales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy