fbpx
muerte el hombre

¿Cómo define, interpreta, siente y vive la muerte el hombre?

0

La influencia de diferentes ideologías, descubrimientos científicos y la evolución del pensamiento humano han llevado al hombre a definir, interpretar, sentir y vivir la muerte de maneras diferentes.

Todas ellas particulares a su época, pero siempre añadiendo conocimiento al evento que, a diferencia del resto de seres vivos, es el único que tiene conciencia de él, es un ser vivo consciente de que su vida tiene un límite y esta toma de conciencia es el motor de búsqueda para darle sentido a la vida y a la muerte.

Análisis de la realidad guatemalteca y su relación con la enfermedad y la muerte

Partimos desde la definición de que,la familia es la base de la sociedad.

Las familias se originan de diferentes regiones del país. Cada región tiene costumbres que las caracterizan: Los habitantes del oriente del país tienen hábitos y ritos diferentes a los habitantes de occidente, incluso el acento difiere de una región a otra. La ciudad capital también tiene sus características propias. La relación con la muerte y la enfermedad no son la excepción.

En lo que respecta a estos temas, a lo largo de mi experiencia personal y profesional, he podido observar que cada grupo familiar reacciona de maneras diferentes, y hay una importante influencia del tipo de educación que han recibido (solamente en Guatemala o si hay estudios en el extranjero por lo que se deduce que puede haber influencia de otra cultura), la edad de los miembros de la familia, la edad del fallecido, la causa de la muerte, entre otros.

La muerte por enfermedad tiende a hablarse con cierta libertad, dependerá del grado de estigmatización que se le atribuye a la enfermedad: morir de SIDA es sumamente estigmatizante y genera rechazo por parte de los miembros de la sociedad, como consecuencia, no es raro que los familiares inventen otra enfermedad, como el cáncer, para esconder esta “vergüenza”. En cuanto al cáncer, la localización del tumor también puede generar sentimientos de vergüenza en los pacientes, debido a posibles amputaciones o a dificultades en el funcionamiento social y/o personal que le pueden generar.

Las causas de la muerte, un secreto a voces

En generaciones de personas mayores el “secreto a voces” es un fenómeno común que se da alrededor de la enfermedad, todos lo saben, pero nadie habla de ello. Es frecuente que el enfermo no esté totalmente enterado de su condición y que muera sin saberlo. Es común escuchar “¿para qué decirle?” “Mejor que no sepa nada, no va a aguantar con la noticia”, reflejando los propios temores y temor a no saber ellos mismos cómo reaccionar. Piden a familiares y amigos que no se comente nada frente al enfermo.

 La búsqueda de culpables es otra actitud frente a la enfermedad y también frente a la muerte, el primer culpable generalmente es el médico.

En generaciones de adultos jóvenes, se evidencian cambios: el enfermo es informado por el médico, recibe más apoyo familiar y la comunicación es más amplia. Como consecuencia, el enfermo tiene oportunidad de arreglar asuntos pendientes a nivel de relación con otros y de sus pertenencias.

Por otro lado, también es común que pidan una segunda opinión en el exterior, alejándose de su grupo de apoyo y creando otro tipo de tensiones y dificultades en búsqueda de alguna cura que en nuestro país no hay.

En cuanto a la muerte, en Guatemala es frecuente el uso de casas funerarias, en personas de bajos recursos y del interior del país puede que varíe y sea más frecuente el uso del hogar para velar al difunto. No es frecuente este ritual, pero sucede, tomar fotografías del difunto para tener “un recuerdo” de él.

Es también frecuente escuchar a personas decir “no sé qué decirles, mejor me quedo callado”, temor a decir lo equivocado o a herir por accidente. Es importante mencionar el grado de violencia en que se vive en el país, es común ver por las calles, camino al trabajo alguna persona asesinada o atropellada.

El guatemalteco, de alguna manera ha aprendido, se ha adaptado a vivir de esta manera, sin que las muertes dejen de impactarle y protestar por ellas. Surgen preguntas como “¿por qué?”  reclamo a Dios por semejante injusticia y por consiguiente el proceso de duelo es más difícil y doloroso para los dolientes.

Las personas cercanas a los familiares del fallecido y del fallecido, acompañan durante el velatorio y entierro. Se envían flores y el atuendo obscuro es predominante. Las personas más allegadas ofrecen llevar comida a casa de los dolientes y ponerse a la orden por cualquier cosa que se ofrezca como: llevar a los niños al colegio, hacer compras de víveres. Como he mencionado al principio, cada grupo familiar tiene sus propias creencias y reacciones emocionales que harán de cada experiencia de enfermedad y muerte única para cada uno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR