fbpx
Alimentación saludable para el tratamiento del hígado graso

Alimentación saludable para el tratamiento de Hígado Graso

0

Para comprender qué es y por qué se desarrolla el hígado graso, es importante conocer el hígado y sus principales funciones.

El hígado, siendo el órgano más voluminoso del cuerpo humano, es uno de los más importantes en la actividad metabólica del organismo. Desempeña funciones únicas y vitales como la síntesis de proteínas plasmáticas, función desintoxicante, almacena: vitaminas, glucógeno, entre otros, para el buen funcionamiento del sistema inmune. Además, es el responsable de eliminar de la sangre las sustancias tóxicas.

¿Qué es el Hígado Graso o Esteatosis Hepática?

Hígado graso o esteatosis hepática, es una enfermedad metabólica caracterizada por la acumulación excesiva de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos).

Normalmente el hígado tiene 5g de contenido de grasa por cada 100g de peso, siendo los fosfolípidos los que más abundan, llegando a constituir aproximadamente hasta el 50% del contenido total, en menor proporción (7%) se hallan los triglicéridos y colesterol no esterificado.

Hígado Graso

Entonces, un hígado graso sería aquel órgano que tiene más de un 5% de su peso total con contenido de grasa, donde predominan los triglicéridos.

Consecuencias y riesgos al padecer de Hígado Graso

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que 80 por ciento de los adultos y el 50 de los niños obesos, padecen de esteatosis hepática no alcohólica, que puede convertirse en cirrosis o cáncer de hígado de no tratarse tempranamente.

El hígado graso se asocia principalmente a la presencia de Síndrome Metabólico, obesidad, diabetes, hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia; otras causas son alcoholismo y abuso de fármacos.

Síntomas y Diagnóstico del Hígado Graso

Al inicio, el hígado graso suele ser asintomático y puede haber debilidad o dolor leve, también puede haber presencia de hepatomegalia (aumento en el tamaño del hígado).

Se puede establecer el diagnóstico, por medio de pruebas sanguíneas para evaluar el perfil hepático (fosfatasa alcalina, bilirrubinas, albúmina, transaminasas), de igual manera, por medio de ultrasonido o una biopsia hepática para diferenciar entre la “esteatosis simple” (acumulación de grasa) y “esteatohepatitis” (grasa asociada a inflamación y fibrosis).

Tratamiento

En cuanto al tratamiento de hígado graso que deben seguir estos pacientes, se encuentran el atacar la causa base de la enfermedad, bajar de peso, ya que muchas veces la causa del Hígado graso es el sobrepeso u obesidad, por otro lado, se debe abandonar por completo el consumo de alcohol, de ser el caso.

Alimentación saludable para el tratamiento del hígado graso, ¿Qué dieta deben llevar estos pacientes?

Es importante destacar que el papel que juega la dieta en estos pacientes es clave para su recuperación.

Alimentación saludable para el tratamiento de Hígado Graso
  1. Deben tener una dieta sana y equilibrada: que incluya proteínas, carbohidratos, grasa, vitaminas y minerales, ya que el cuerpo necesita de cada una de estas, para poder realizar sus diferentes funciones. En lo que hay que enfocarse es en la cantidad y calidad de cada uno de estos macronutrientes.
  2. En cuanto a los carbohidratos: estas personas están propensas a hacer hiperglicemias y tener resistencia a la insulina, por lo que es necesario que consuman alimentos con carbohidratos de absorción lenta, como lo son los alimentos ricos en fibra, entre los cuales se encuentran: trigo, granos, vegetales, frutas, avena y legumbres.

    Por otro lado, deben consumir alimentos bajos en azúcares simples, los cuales son de absorción rápida, dentro de estos se encuentran el azúcar de mesa, dulces y repostería.
  3. Grasas: se debe tener en cuenta la cantidad y la calidad de estas. Se debe realizar una selección de alimentos que contengan grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas en mayor cantidad y reducir al máximo los ácidos grasos saturados y trans.
  • Grasas poliinsaturadas: “son los llamados omega 3 y omega 6”, procedentes de pescados azules, frutos secos y aceites de semilla como maíz y girasol.
  • Grasas monoinsaturadas: “las encontramos en el aceite de oliva, el aguacate y la nuez”.
  • Grasas saturadas: aquí encontramos la nata, mantequilla, repostería industrial, aceite de coco y palma, patés, embutidos, fiambres, carnes grasas y semigrasa (la parte blanca que vemos) y lácteos tipo queso.
  • Grasas Trans: no es más que una grasa que el hombre se ha inventado. Es el peor tipo de grasa que existe. La industria alimentaria la añade a margarinas, repostería, fritos, precocinados, etcétera,para hacer el producto más rico, jugoso, palatable, apetecible y que se conserve mejor. Esta grasa artificial se comporta en el organismo como una grasa saturada.
  • Hacer uso de Antioxidantes: Las vitaminas A, C y E y los minerales zinc y selenio forman el selecto grupo de los antioxidantes. Estas sustancias pueden combatir los daños que la enfermedad pueda ocasionar en el hígado.
  • Vitamina C: la encontramos en los cítricos, las espinacas y los pimientos.
  • Vitamina E: en el aguacate, los vegetales de hoja verde y los frutos secos.
  • Vitamina A: la zanahoria, la calabaza, el pimiento rojo y el tomate.

Todas las frutas y hortalizas que tengan color rojo o naranja.

frutas y hortalizas que tengan color rojo o naranja
  • Zinc: en los frutos secos, las semillas de calabaza, los cereales, el pescado, el marisco y las legumbres.
  • Selenio: en los cereales integrales, el pescado y el marisco.

Además de la dieta, la medicina cuenta con medicamentos que pueden ser necesarios y útiles cuando ya hayan aparecido lesiones en el hígado.

En conclusión, se debe llevar una alimentación saludable para el tratamiento del hígado graso, variada y equilibrada, teniendo en cuenta la cantidad y calidad de lo que se ingiere y consumir antioxidantes que protegen al cuerpo de procesos oxidativos que son frecuentes en estas enfermedades.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR