fbpx
Violencia doméstica

Violencia doméstica

El uso de la violencia física dentro del hogar ha sido un tema común en la sociedad desde tiempos Bíblicos, y aún en los tiempos de las Cavernas, la violencia en las familias era motivo de preocupación para la sociedad.

De alguna manera, se fueron creando reglas para que se respetaran las alianzas de pareja ajenas y pudiera reinar una relativa calma en los conglomerados sociales de nuestros ancestros. Estas asociaciones familiares, se han ido aclarando y normando de manera gradual y progresiva, pero los problemas intra-parejas o relaciones de familia inmediata, han persistido atribulando a la sociedad. En este comentario pretendo hacer conciencia de que la llamada Violencia Doméstica, es un problema más común de lo que parece y debemos tomar conciencia de ella y su trascendencia.

Esto es particularmente relevante en Guatemala, donde hay muchas muertes violentas de mujeres en sus hogares o en las cercanías de sus lugares de residencia.

En muchos de estos casos se han visto implicados los compañeros de hogar o parejas de estas mujeres. Hemos visto en la literatura que, aunque este problema es común, no se reporta por una variedad de razones que van desde pensar que es normal y natural; vergüenza; temor a las consecuencias; sensación de impotencia. Para entender mejor el problema vamos a definir los tipos de violencia entre parejas, como lo entiende la Organización Mundial de la Salud, haciendo una traducción libre y tropicalizada de lo que dice la OMS.

Hay cuatro tipos de violencia según esta definición:

Violencia física

Violencia doméstica
  1. Fue sopapeada por la pareja o le lanzaron un objeto que puede hacer daño.
  2. Fue empujada o zangoloteada por su pareja.
  3. Fue golpeada con el puño o algún objeto que pudiera causar lesiones físicas.
  4. Fue pateada arrastrada, o vapuleada por la pareja.
  5. Fue asfixiada o quemada a propósito por su pareja.
  6. El Agresor amenazó el uso o usó un arma de fuego, punzocortante u otro tipo para intimidar a su pareja.

Violencia sexual

  1. Fue obligada a tener relaciones sexuales contra su voluntad.
  2. Accedió a relación sexual por miedo a ser agredida por su pareja si no accedía.
  3. Fue obligada a efectuar alguna conducta durante el acto sexual que considerara degradante o humillante.

Violencia física o sexual por la pareja

Uno o más de los actos descritos en los párrafos anteriores.

Violencia psicológica (saltzman et al).

  1. Humillar a la pareja, en privado o en público. Ejercer control bajo amenaza de daño físico, limitando sus movimientos o sus actividades diarias. Hacer sentir a la pareja como que es inferior. Aislarla de amistades y familiares bajo amenaza de daño físico.

Vemos entonces que hay muchas maneras de ejercer violencia y que hay una resistencia o dificultad para las parejas abusadas de tomar acción, para resolver dicho problema, por lo que es importante tomar en cuenta la importancia de este riesgo y entender que el llamado noviazgo o el período previo a formalizar una relación, requiere de hacer un esfuerzo por conocerse mutuamente lo mejor posible para evitar sorpresas en el futuro, por lo que veremos cuáles son los factores de riesgo, según un estudio que se realizó en 15 diferentes sitios geográficos y con más de 15,000 entrevistas, llevado a cabo por la OMS y publicado el 5.5. del 2011; BMC Public Health. 2011 Biomed Central, Ltd por Tanya Abramsky; Carlotte H Watts; Claudia García Moreno; Karen Devries; Ligia Kiss; Mary Ellsberg; Henrica AFM Jansen; Lori Heise.

Factores de riesgo para violencia entre parejas previo a la relación

A.Historia de abuso en la familia

B.Educación

B.1Haber completado la secundaria, para las mujeres es un factor de protección. A menor educación de la mujer y su pareja, más riesgo de violencia.

C.Demográficos y estatus social

C.1Estratos sociales altos tienen poca violencia física, menos violencia psicológica que los estratos socio económicos más bajos.

C.2Edad de la pareja: las mujeres muy jóvenes están en mayor riesgo.

C.3Diferencia de edad: las mujeres mayores están en mayor riesgo que las coetáneas.

C.4Diferencia en nivel de educación: las mujeres que tienen un nivel superior a sus parejas están más en riesgo de sufrir violencia física que a la inversa.

C.5Nivel de Ingreso: el hecho de aportar un ingreso a la casa puede proteger a las mujeres, siempre y cuando los dos aporten y no haya prostitución de por medio.

D.Actitudes Razones que pueda tener la pareja para justificar el uso de la fuerza física en la relación.

E.Alcohol El nivel de ingesta es crucial, especialmente si los dos son aficionados a abusar del alcohol, pero si uno de los dos sufre de alcoholismo, será una señal de alarma muy significativa. Lo mismo es para el uso y abuso de otras sustancias que alteran el sensorio y por tanto el juicio.

F.Otras relaciones

F.1La mujer que tiene hijos producto de más de una relación aumenta el riesgo de ser agredida por su pareja.

F.2La pareja que tiene 1 o más relaciones concurrentes, aumenta el riesgo de ser agredida.

G.Violencia fuera de la pareja Las personas que suelen resolver sus problemas con violencia física, con frecuencia traerán esa conducta a la relación de pareja.

H.Duración de la relación Las parejas de larga duración, en que no ha habido un incidente de naturaleza violenta o que la agresión haya ido en un crescendo gradual, están más protegidas de esta eventualidad.

I. Participación de la mujer en la escogencia del esposo. En las sociedades donde los familiares escogen a las parejas de las hijas, es más alto el riesgo de sufrir abusos de diferentes tipos.

J. Precio de la novia, dote y poligamia.

El hecho de que las mujeres sean dadas como pareja por un precio o en caso de ser parte de una relación de múltiples esposas, pone en desventaja a las recién llegadas. Vemos que en diferentes grupos sociales hay una variedad de situaciones.

En lo que nos concierne a nosotros debemos estar conscientes de que el problema existe, pero que sigue siendo un tema Tabú, por lo que no se discute abiertamente y si no preguntamos directamente sobre el mismo, es muy probable que no nos enteremos de qué está sucediendo.

También es importante recordar que en nuestro medio, esto usualmente va a iniciarse de manera leve e irá creciendo poco a poco, de manera que puede ser confusa la situación para la víctima del abuso, y habrá casos en que las conductas abusadoras se disimulen como muestras de afecto o inclusive de amor.

Recordemos que los celos obsesivos, son más una muestra de proyección e inseguridad que de amor, porque el amor verdadero es altruista por definición. Cuando se ama se desea lo mejor para la persona amada y hay una entrega que se manifiesta por la confianza.

Sin embargo, el idioma Castellano permite usar el verbo Querer intercambiablemente con el verbo Amar, cuando tienen significados casi opuestos, porque cuando yo quiero, quiero para mí, eso es básicamente egoísta. Cuando amo es de mí para afuera, lo cual es 100% altruista. Vemos entonces la naturaleza ambivalente de los homínidos, que son incapaces de amar plenamente, darse plenamente, sin querer algo a cambio.

Reflexionemos entonces sobre la importancia de aprender a amar, pues no es una de las pocas cosas que nacemos sabiendo como succionar, bostezar o pujar cuando sentimos presión en el periné.

Saber amar es un arte que requiere de poder aprender a disfrutar la felicidad ajena, aunque no nos beneficie personalmente. Significa en fin aprender a disfrutar el dar, sin esperar algo a cambio.

Ir arriba