Dra. Karen López De León
Ginecóloga y Obstetra.

Cuántas veces hemos escuchado este título  “EMBARAZO ADOLESCENTE” probablemente muchas veces con amigos, vecinos o a lo mejor dentro de la familia, en mis años de experiencia como Ginecóloga y Obstetra he tenido que escucharlo y manejarlo en varias ocasiones: en algunas he visto reacciones de emoción, en otras de preocupación y en la mayoría confusión, principalmente cuando se enteran de la noticia, que en realidad es una GRAN NOTICIA.

Todos sabemos que es una etapa maravillosa, tendríamos que celebrarlo, pero cuando asociamos la noticia de embarazo y edad, este si se vuelve problema en su mayoría, sabemos en realidad que no es solo el enojo o la ira lo que en realidad importa, hay muchos otros problemas que vienen como: cambios en su desarrollo físico, social, económico etc.

En la actualidad el embarazo en adolescentes ha tomado mucha importancia, y realmente deberíamos con urgencia enfocarnos en ello, empezando por hablarlo en la familia, de una manera clara a nuestros hijos, sí… a nuestros hijos, porque es un tema que abarca, tanto a las niñas, como a los niños, enseñándoles a respetar, ser respetados, a saber tomar las mejores decisiones pensando y ayudarlos a enfocarse en su futuro, es por ello que deseo informarles sobre el tema en la siguiente revisión.

La organización mundial de la salud (OMS) define la adolescencia como el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años.

Muchos adolescentes se ven sometidos a presiones para consumir alcohol, tabaco u otras drogas y para empezar a tener relaciones sexuales a edades cada vez más tempranas, lo que les entraña un elevado riesgo de traumatismos, tanto intencionados, como accidentales, embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual (ITS), entre ellas el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), virus del papiloma humano (HPV).

Alarmante situación de NIÑAS TENIENDO NIÑOS, Guatemala requiere urgente atención de todas las instituciones, cientos de adolescentes son madres, muchas de ellas se embarazan producto de desinformación sobre sexualidad, o por matrimonios en edad muy precoz.

Otras son embarazadas como resultado de violaciones sufridas en sus propios hogares.
Las consecuencias de estos embarazos en niñas y adolescentes son terribles para ellas y para la sociedad, para las niñas las consecuencias son aterradoras porque un embarazo determina problemas mentales graves, interrumpe un plan de vida y contribuye a un ahondamiento de la víctima y de su familia en el círculo de la pobreza.

Para la sociedad, estos embarazos constituyen un freno y obstáculo para el desarrollo socio-económico del país.

Para contrarrestar esta situación se requiere asegurar la educación formal, incorporar educación sexual en las escuelas, apoyar a las familias y los adolescentes con espacios de diálogo amigables.

Además, si se considera que muchos de estos embarazos son resultado de abusos sexuales y violencia, es de vital importancia empoderar a estas niñas y sus familias en el conocimiento de sus derechos, denunciando a los perpetradores y rompiendo el silencio, el cual frecuentemente impide que estas situaciones salgan a luz pública.

Hay datos realmente importantes y alarmantes a nivel mundial como:

  • unos 16 millones de mujeres de 15 a 19 años y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año, la mayoría en países de ingresos bajos y medianos,
  • las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa de muerte entre las jóvenes de 15 a 19 años en todo el mundo,
  • cada año, unos 3 millones de jóvenes de 15 a 19 años se someten a abortos peligrosos,
  • los bebés de madres adolescentes se enfrentan a un riesgo considerablemente superior de morir, que los nacidos de mujeres de 20 a 24 años,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy