fbpx
Cáncer en mujeres Guatemala

Cáncer en mujeres, importancia del diagnóstico temprano y acertado

El cáncer, es un crecimiento anormal y desproporcionado de las células del epitelio, en cualquier parte del cuerpo. Crecimiento anormal de células en órganos pélvicos, si nos referimos a cáncer ginecológico, o bien en las mamas, si hablamos de cáncer mamario.

Cánceres más frecuentes en la población guatemalteca

Actualmente en Guatemala, el cáncer más frecuente en mujeres es el de mama, seguido del cáncer de cérvix, pasando este a un segundo lugar, gracias a los programas de vacunación contra el VPH (virus del papiloma humano), programas de detección de lesiones cancerosas y precancerosas con tomas de Papanicolau y planes de inspección visual, que han logrado bajar considerablemente la incidencia.

Cánceres más frecuentes en la población guatemalteca

El cáncer de mama se ha incrementado, por el hecho de que el sedentarismo y sobre peso, son cada vez más comunes en la población femenina. Otro dato que pasamos desapercibido, es que parte de nuestro chequeo anual es realizar una mamografía o ultrasonido, dependiendo de la condición y edad en la que nos encontremos. Estamos obligadas  a realizarlo con o sin antecedentes de riesgo, todas las mujeres a partir de los cuarenta años.

Cánceres como el de endometrio y ovario, han aumentado también su incidencia, ya que de igual manera están relacionados con el sobre peso y sedentarismo; pero, adicional a esto, el hecho de que cada día se posterga más el tener hijos.

Vale la pena mencionar, que, en la población femenina, también ha aumentado mucho la incidencia de cáncer de ano y cánceres del tracto laringe, boca y orofaringe en general, esto, porque hay más contagio de VPH a estos lugares, a causa de prácticas sexuales que antes no se tenían o al menos no eran comunes, y también, por tener múltiples parejas sexuales, provocando esto una cadena de riesgos y contagios.

Importancia de un chequeo y diagnóstico profesional

Debemos estar conscientes, que, en etapas iniciales, todos los cánceres son silenciosos no nos van a provocar molestias ni síntomas, son asintomáticos.

Importancia de un chequeo y diagnóstico profesional

La mejor arma que tenemos como mujeres para estar tranquilas, o bien detectar cánceres en etapas tempranas, es acudir con nuestros médicos a los chequeos anuales. Siempre recalco e insisto, no es solo ir a hacerlo, sino ir a lugares confiables a que nos hagan el Papanicolau, ya que son operador dependiente, esto significa que, si lo realiza un técnico, la sensibilidad para detección de enfermedad es mucho más baja, la sensibilidad normal de un Papanicolau es entre 35 y 50%, hecho por un ginecólogo, y si vamos a un lugar en donde lo realiza un técnico o enfermera, la sensibilidad es casi nada. La persona que tome la muestra, al no tener la experiencia, no va a notar ninguna anomalía en el cuello uterino, si ya hay presencia de tumor no va a ser detectado.

Aunque el tumor sea pequeño, el ginecólogo tiene la capacidad de notar que algo está anormal y lo visualiza de inmediato, pero si no vamos con un profesional en el tema, pasa desapercibido y luego vienen las complicaciones.

La elección del Centro de Diagnóstico es fundamental

Otro detalle determinante es, en dónde realizamos nuestros estudios de diagnóstico. En menos de un mes, vi dos mamografías de un lugar al que acude mucha gente, porque es de precio accesible, y los informes de las mamografías venían reportados como normales. Las dos pacientes eran hermanas, y las dos salieron positivas para cáncer. Entonces, no solo se trata de hacer estudios, sino hacer el mayor esfuerzo posible por ir a centros de diagnóstico confiables, donde haya especialistas, en donde realicen un buen informe del estudio, y la calidad de los equipos respalde el resultado. Todo esto para que la sensibilidad de los estudios sea alta y logremos el objetivo, que es, “practicar medicina preventiva”.

En cuanto el cáncer de ovario y útero, son más frecuentes en la post menopausia, por lo que, con ovario es muy común que se detecte en etapas muy tardías, dado que la cavidad pélvica es muy amplia, el tumor crece sin ser detectado tempranamente, ya que los síntomas son inespecíficos.

También es importante que, al observar que tenemos un problema de colon irritable que lleva más de seis meses sin ser resuelto, automáticamente, visitemos un ginecólogo, para que revise y haga estudios de ultrasonido vaginal y vea nuestros ovarios, descartando que tengamos alguna anomalía. Esto es algo que esperaríamos que todos los médicos, y, especialmente los gastroenterólogos tuvieran el conocimiento, sin embargo, es muy común que no lo sepan, por lo que normalmente cuando vienen las pacientes con sospecha de cáncer de ovario, están ya en estadío tres o cuatro, con lo cual, además, se ha esparcido a otros órganos, ya que los médicos que inicialmente tuvieron contacto con esta paciente nunca sospecharon un cáncer.

Recomendaciones

Normalmente un médico que no es oncólogo, no está alerta a encontrar un cáncer, por lo que somos nosotras como pacientes, las que debemos estar atentas y tomar las armas que sean necesarias, para detectar a tiempo cualquier condición que comprometa nuestra salud y nuestra vida. Debemos tener el amor y responsabilidad propio para invertir el tiempo y dinero en nosotras mismas, así estar tranquilas de que todo está bien en nuestro organismo, o lograr una detección temprana, que nos permita vencer a este enemigo ahora tan común.

Describo a continuación los exámenes de rutina, que idealmente debemos practicar anualmente, todas las mujeres en edad reproductiva y con mayor énfasis aquellas a partir de los 40.

  • Un ultrasonido vaginal, tenga o no tenga matriz.
  • Una colonoscopia para tamizaje de cáncer de colon
  • Una mamografía o ultrasonido mamario (el médico debe indicarle cuál es el mejor de acuerdo con su propia condición)
  • Un Papanicolau

Actualmente los Oncólogos, sabemos que hay un 90% de posibilidades de curación en etapa clínica I de cáncer.

Por insignificante que parezca una masa, si el ginecólogo a cargo es previsor y nos envía a tiempo a la paciente, puede sumarse a casos de éxito con la erradicación del cáncer.

Nunca va a ser una exageración, el hacer todo lo posible por brindarnos la mejor atención y cuidados. Incluso si hay algo que no nos deja tranquilas, a pesar de que el médico nos diga que no hay de que preocuparnos, pedir una segunda opinión, nos puede evitar mucho dolor y sufrimiento.

“La vida no la compra el dinero, tampoco la salud, hagamos nuestro mejor esfuerzo, invirtamos en nosotras y fomentemos la prevención”.
Dra. María Dolores Molina
Tweet

 

Hospital el Pilar, pone al servicio de las mujeres, la Unidad de la Mujer, permitiendo que se realicen un chequeo temprano, ayudando a que tengan un mejor control de su salud y la tranquilidad de ser parte de una cultura preventiva.

0/5 (0 Reviews)
Ir arriba