PROCEDIMIENTOS NO QUIRÚRGICOS PARA MEJORAR ELASPECTO
FÍSICO Y EMOCIONAL DE LA CARA

por Relevancia Médica

Dr. Eriberto R. Orellana Morales
Cirujano Plástico Estético y Reconstructivo / Cirujano de Mano

Cuando mamá todavía no toma la decisión de realizarse algún procedimiento quirúrgico o bien por falta de tiempo, se puede tener acceso a alternativas que no impliquen entrar a quirófano y que pueden mejorar la apariencia facial y verse más frescas y rejuvenecidas.

Es muy importante hacer ver que, probablemente, los resultados no son igual que una cirugía pero si modifican los signos de envejecimiento, o bien pueden también ser útiles como complemento a la cirugía para lograr un mejor resultado y más duradero.

ULTHERAPY®

Es el tratamiento más revolucionario en el rejuvenecimiento estético facial NO QUIRÚRGICO. Consiste en un ultrasonido microfocalizado que actúa por medio de Termo-coagulación (descarga de calor) que destruye el colágeno ya envejecido estimulando su regeneración mediante un proceso biológico, lo que mejora la elasticidad del tejido.

Este ultrasonido actúa a diferentes niveles siendo el tejido musculofascial, hipodermis y dermis lo que reciben el efecto y que provoca un resultado más profundo y completo.

Es un método sin cicatrices, sin dolor y sin tiempo de recuperación. El tiempo para realizar el procedimiento va a depender de las áreas a trabajar, pero oscila entre 2 a 3 h.

El resultado empieza a notarse a los 2 meses de realizado el procedimiento y se confirma completamente a los 6 meses.

Está indicado como mantenimiento para los pacientes que se efectuaron la cirugía facial, para quienes tienen temor a la cirugía, para aquellos que no disponen de tiempo de recuperación por sus labores cotidianas o los pacientes que, por sus enfermedades coexistentes, no son candidatos a la cirugía.

TOXINA BOTULÍNICA

Una forma purificada de la toxina botulínica tipo A, actualmente se considera que es el procedimiento cosmético más realizado a nivel mundial y es uno de los métodos preferidos, que ofrece buenos resultados para el tratamiento de las líneas de expresión y arrugas.

Esta forma de toxina botulínica, tras su infiltración con una aguja extra fina en el músculo o por debajo de la piel de la zona que se desea tratar, actúa relajando el movimiento muscular.

Con este efecto se pretende que desaparezcan las líneas de expresión y, por tanto, proporcionar un aspecto más juvenil en la piel. Tiene una duración temporal, entre 3 a 6 meses, la cual depende de la fuerza de la expresión facial (reirse, enojarse) o si la expresión es más frecuente.

Luego de este lapso debe renovarse la dosis. Rara vez se han dado casos de efectos secundarios como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

Es muy importante buscar un profesional calificado para la manipulación e inyección de este medicamento, ya que con el advenimiento de tantos “charlatanes de la medicina” las complicaciones son mucho más frecuentes.

Las marcas comerciales más reconocidas de esta forma de toxina botulinica cosmética es BOTOX® (Allergan) y XEOMIN® (Merz) aunque existen otras marcas en el mercado que pueden ser opción de tratamiento.

LÁSER CO2 FRACCIONADO
(Deep Renu)

Es un tratamiento innovador para el rejuvenecimiento cutáneo teniendo como ventaja, al no ser método invasivo, el permitir la incorporación en poco tiempo a la actividad cotidiana.

Es importante indicar que el tratamiento actúa a nivel de piel, tanto en la epidermis, como la capa superficial de la dermis, siendo la mejor alternativa sobre el peeling químico o la dermoabrasión. También hay que recalcar que el tratamiento debe ser realizado exclusivamente por un médico capacitado, ya que al ser el láser más agresivo se debe tener un control total del procedimiento.

Las indicaciones básicas de este procedimiento son:

Rejuvenecimiento facial.

Secuelas de acné.

Mejoramiento de cicatrices en cualquier parte del cuerpo.

Mejoramiento de las líneas de expresión y arrugas.

Pigmentos cutáneos provocados por el sol.

Mejora la textura cutánea.

Un efecto a mediano plazo es el recambio de colágeno, lo que conlleva a un aspecto cutáneo rejuvenecido.

En los casos de secuelas de acné, los pigmentos solares de la piel como el léntigo o cambio de textura cutánea, siempre es la primera línea de tratamiento.

Así como para el rejuvenecimiento facial, cuando las estructuras de soporte facial no han perdido su elasticidad y sin embargo presentan signos de daño cutáneo por exposición solar asociado a un tipo de piel más sensible.

En el caso de complemento de una cirugía, es ideal luego de un lifting facial, para coadyuvar a mejores resultados donde la cirugía tiene sus límites, por ejemplo en el área peribucal y en líneas de expresión alrededor de los ojos (patas de gallo).

RELLENOS FACIALES INYECTABLES

Son aquellos materiales que pueden ser introducidos en el organismo mediante inyección.

Según su origen se clasifican en biológicos (de origen orgánico) y no biológicos (de origen sintético) y según su duración en: reabsorbibles y no reabsorbibles.

1. RELLENOS REABSORBIBLES

Los rellenos inyectables temporales, rápidamente biodegradables, poseen una duración limitada entre los 6 y los 14 meses, según lo innovador del producto.

Los productos que son utilizados son los derivados del colágeno (autólogo o bovino) o del ÁCIDO HIALURÓNICO (de origen animal o de síntesis). Este último es el que se utiliza con más frecuencia. Otro producto con las características de reabsorbible es la Hidroxiapatita de Calcio (RADIESSE ®) cuya duración oscila entre los 18 y 24 meses.

2. RELLENOS NO REABSORBIBLES

Son definitivos, es decir, no reabsorbibles y entre ellos cabe destacar: Metacrilato, Acrilamidas y Polialquilimidas.

La silicona líquida, en forma de microgránulos o biopolímeros pertenece al grupo de los compuestos inorgánicos, irreabsorbibles y su utilización con fines estéticos está prohibida en nuestro país.

Los rellenos inyectables son empleados, la mayoría de las veces, en la región facial, aunque también pueden ser beneficiosos en otras partes del cuerpo y son utilizados para corregir imperfecciones:

Arrugas y líneas de envejecimiento: faciales, en labios, comisuras de la boca, entreceja, cuello o alrededor de los ojos (perioculares).

Surcos profundos: naso-labial (desde la nariz hasta la boca) o glabelares (líneas entre las cejas).

Cicatrices de acné u otros tipos de deficiencias del tejido

O para dar volumen:

En labios, pómulos, mentón, mandíbula, ángulos mandibulares, etc.

En pacientes con tratamiento VIH.

En las atrofias y asimetrías faciales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Privacy & Cookies Policy